Compartir:
Facebook
Twitter
10-01-2017
Actualidad Nacional

ConBici reclama más controles de velocidad, alcoholemia y drogadicción

Después de conocerse las cifras de siniestralidad en carreteras de 2016 y teniendo en cuenta la polémica generada por la propuesta del RACE (Real Automóvil Club de España) de implantar el carnet por puntos a los ciclistas y obligarles a tener seguro y matrícula, la asociación ConBici ha elaborado un seguido de valoraciones al respeto.

En líneas generales, la asociación se congratula por el importante descenso de la mortalidad de los ciclistas, que ha pasado de 42 víctimas en 2015 a 32 en 2016 (24%). No obstante, des de ConBici se muestran preocupados por el incremento de la mortalidad global (automóviles, motos, etc), que ha aumentado un 2,6% respeto el 2015, especialmente las atribuibles a los excesos de velocidad y/o consumo de alcohol y drogas. Es por eso que des de ConBici se pide la necesidad de incrementar los controles de velocidad, alcohol y drogas.

A continuación exponemos la valoración completa de la asociación ConBici:

Desde ConBici queremos mostrar nuestra consternación por el aumento de las víctimas mortales en carretera (víctimas a 24 horas) en nuestro país, de un total de 1.131 en 2015 a 1.160 en 2016. No obstante queremos ser prudentes y recalcar que, aunque 1.160 muertes son demasiadas, el aumento porcentual ha sido de un 2,6% respecto de 2015, por lo que no creemos que haya que entrar en valoraciones precipitadas, como si estuviéramos ante un hecho catastrófico, sino seguir trabajando por la seguridad de nuestras carreteras, proponiendo medidas que nos permitan seguir avanzando entre todos y todas hacia unas carreteras más seguras.

En el marco de esta valoración global, no podemos sino mostrar también cierta satisfacción por el hecho de que el número de ciclistas fallecidos en las carreteras españolas haya descendido notablemente, de 42 en 2015 a 32 en 2016, lo que supone un descenso del 24% en relación a 2015. Este importante descenso se viene a sumar a los descensos ya experimentados en años anteriores, lo que parece consolidar el descenso en la mortalidad ciclista en las carreteras españolas.

Por supuesto 32 ciclistas fallecidos siguen siendo demasiados, pero en todo caso parece claro que, al menos en vías interurbanas, avanzamos en la dirección correcta y las carreteras españolas son cada vez más seguras para los ciclistas, gracias, al comportamiento de los conductores de vehículos a motor, cada vez más considerados hacia los usuarios de la bicicleta.

Por dicha razón no entendemos el revuelo que parece haberse generado en los medios de comunicación en torno a las cifras de mortalidad ciclista, con la vuelta a propuestas como la matriculación, el carnet y el seguro obligatorios para los ciclistas que creíamos superadas cuando, como ya hemos mencionado, los datos de los últimos años indican un descenso continuado de la peligrosidad de las carreteras para los ciclistas, por lo que está claro que dichas medidas resultan del todo innecesarias. Sospechamos que el interés por poner en primer plano del debate estas cuestiones no es sino una “cortina de humo” para ocultar problemas mucho más graves, como los que detallamos a continuación

En dicho sentido, agradecemos el Real Automóvil Club de España su preocupación por la mejora de la seguridad de los ciclistas y nos ofrecemos a colaborar con ellos en todo lo referente a dicha mejora (nadie sabe más que nosotros de seguridad vial ciclista), aunque nos permitimos sugerirles que se preocupen sobre todo de reducir las cifras de mortalidad entre los conductores de vehículos a motor (sus asociados), que sufren más del 90% de la mortalidad en carretera en España, así como por mejorar su comportamiento en carretera, ya que los vehículos a motor (principalmente los turismos) están involucrados, de un modo u otro, en la práctica totalidad de los accidentes mortales en España.

En relación al comportamiento de los conductores de vehículos a motor durante 2016, nos parece preocupante el incremento de las infracciones por consumo de alcohol y drogas detectado en 2016, así como el elevado número de accidentes mortales atribuibles a un exceso de velocidad, un 21%, lo que en cifras absolutas supone en torno a 250 víctimas mortales.
Desde ConBici apostamos por reforzar los controles de velocidad, alcohol y drogas en las carreteras españolas, dadas las graves consecuencias que se derivan de este tipo de comportamientos, claramente peligrosos para los demás usuarios de la vía pública, de los que los usuarios más vulnerables (ciclistas y peatones) somos los más afectados. 

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.
Compartir:
Facebook
Twitter
Más información