• Opinión
  • 24 de May, 2018

Opinión: Gravel, ¿moda o tendencia? Por Ignacio Peralta

En estos últimos años el sector de la bicicleta no deja de sorprendernos y nos tiene acostumbrados a una continua y gran cantidad de novedades. Empezamos con las 29” que vinieron a renovar todo el parque ciclista con sus grandes bondades, luego llegaron las 27,5” (no todo el mundo “admite” una 29”), luego las Fat, las 27,5”+, cambios eléctricos y frenos de disco en carretera, y ahora todo lo relacionado con las e-bikes, tanto en lo urbano como en el Mountain, última gran corriente. Y lo que queda…

Por si todo esto fuera poco, desde hace no mucho hemos visto como una nueva tendencia aparece y sigue cogiendo fuerza año tras año. El Gravel. Mucho se empieza a hablar sobre esta nueva modalidad, sobre si terminará de cuajar o se quedará en moda pasajera y muy minoritaria.

En otros sectores se observa como ha ocurrido una tendencia similar y, lejos de convertirse en moda, llegó para quedarse y desarrollar toda una cultura a su alrededor. Ejemplos claros son el running y su trail running. Vimos como la afición del running crecía y crecía a ritmos de doble dígito, ocasionando que muchos de los runners, cansados de tanto parque y asfalto, buscarán en la naturaleza y las montañas una válvula de escape al día a día urbanita. Y ahí apareció el trail running como su gran aliado. Otro ejemplo es el del calzado y sus Sneakers. Lo que empezó siendo una moda de unos pocos, aquel outfit de chaqueta, camiseta y zapatillas de gente “cool”, se ha convertido en toda una tendencia que, no sólo no decrece, sino que sigue en aumento año tras año. Los grandes grupos y cadenas lo saben y siguen apostando por ellas. Ya no hay CEO o directivo que se precie que no tenga unas en su vestidor.

Ambos ejemplos son claros reflejos de la vida que llevamos muchos de nosotros hoy en día. Una vida muy activa, llenos de compromisos, viajes y reuniones que nos obligan a estar ágiles en el día a día, y de ahí las Sneakers, y a buscar la tranquilidad y nuevas aventuras en el fin de semana, de ahí el trail y sus montañas.

Con el Gravel ocurre algo muy similar que con estas dos tendencias anteriores. Hemos podido ver como la venta de unidades del segmento de carretera ha crecido en los últimos años debido al aumento de aficionados a esta disciplina, junto con el auge de aficionados al triatlón por supuesto. Esto hace que la masa crítica de potenciales clientes haya crecido en un gran número, así como sus apetencias. Con el paso del tiempo, estos usuarios comienzan a buscar nuevas sensaciones y a buscar nuevos recorridos donde poder circular y medir sus fuerzas.

Y es esto lo que el Gravel te ofrece, te permite combinar en una misma bicicleta el uso en carretera y el uso en caminos de montañas o carreteras “machacadas” sin necesidad de cambiar de bicicleta. Te da una libertad de movimiento y una variedad de opciones, hasta ahora impensables, gracias a la perfecto mix rodador y todo camino. Trae consigo ese nuevo aire fresco y diferenciador, capaz de cautivar y convencer a muchos aficionados. Capaz de ofrecer una versatilidad muy necesaria si queremos fomentar el uso de la bicicleta como alternativa saludable y sostenible frente a otros medios de transporte.

Igualmente, las Gravel ayudan desde un punto de vista económico y de espacios. Una gran mayoría de aficionados contamos con dos o tres bicicletas en nuestras casas (somos así, ¿verdad?, qué le vamos a hacer), lo que supone una inversión muy importante tanto en lo monetario como en a nivel de espacio. Las Gravel, permiten que, a economías más sensibles, o simplemente por falta de espacio, muchos usuarios puedan disfrutar del ciclismo en un amplio espectro de opciones.

Y esto es sólo el principio. Es decir, la bicicleta es sólo la columna vertebral sobre la que no me cabe la menor duda girará todo un conjunto de accesorios y textiles específicos. Esto es lo que consiguen las marcas y sus buenas campañas de marketing. La gran mayoría de nosotros, incluso los más asépticos, nos sentimos atraídos por los mensajes y las historias que estas grandes nos trasmiten. Nos gusta sentirnos parte de una tribu, nuestra “tribu”. Es normal, a esta afición y deporte dedicamos muchas horas, mucha pasión y queremos sentirnos bien encima de nuestra máquina.

Muy pronto veremos como se forman más y más colectivos de esta tendencia o modalidad. Cómo se comienzan a autodenominar “los del Gravel”, cómo crean sus propias rutas y sus nuevos hábitos. Estoy convencido que lejos de ser una moda pasajera, se convertirá (ya empieza a serlo) en una tendencia clara, con un gran número de adeptos. La gran mayoría de las marcas ya lo reflejan incluyendo modelos en sus colecciones. Y modelos muy interesantes, por cierto.

Si no tenías previsto el Gravel en tus pedidos, no pierdas la oportunidad de incorporarlo en breve. Y si ya lo tenías, atento a las reposiciones, nos queda Gravel para rato.

Foto: Sergio Ros de Mora.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.