• road bike
  • 29 de Mar, 2016

La "Volta" 2016: una edición para recordar

Muchos corredores se refirieron a la gran participación que registró la "Volta" a Catalunya 2016 que terminó este domingo 27 de marzo y Dani Navarro (Cofidis) es uno de los que la definió mejor: "Es un Tour de Francia en siete días", comentó el ciclista asturiano antes de la etapa Bagà-Port Ainé, la más decisiva de esta edición, aunque no la única donde se planteó batalla. Los mejores equipos del pelotón internacional mostraron sus ambiciones desde el primer día y, ya en la resolución de Montjuic, la afición pudo disfrutar de ataques de corredores como Fabio Aru (Astana), Joaquim Rodríguez (Katusha), Alberto Contador (Tinkoff) o Chris Froome (Sky). Nairo Quintana (Movistar) se convirtió en el tercer colombiano que gana la carrera tras Álvaro Mejía (1993) y Hernán Buenahora (1998) y, a pesar de que no pudo adornar el éxito con algún triunfo de etapa, lo consiguió de manera totalmente merecida.

El recuerdo de la primera etapa entre Calella y Calella del 2015 marcó el recorrido de este año, puesto que los equipos de los aspirantes a la victoria final trabajaron para que no volviera a llegar una escapada que condicionara toda la carrera. La máxima ventaja de los tres aventureros del día no superó los seis minutos. Ya con el pelotón reintegrado en el alto del Montseny, los ataques fueron constantes: Louis Vervaeke (Lotto Soudal), Georg Preidler (Giant-Alpecin), Brent Bookwalter (BMC), Matthias Frank (IAM Cycling), Alex Domont (Ag2r La Mondiale), Maxime Bouet y Carlos Verona (Etixx-Quick Step) y Nicolas Roche (Sky), que lo intentó en solitario en los últimos 5 kilómetros. La determinación de equipos como el Cofidis, pero, propició un sprint masivo de 129 corredores, donde el francés Nacer Bouhanni ratificó su condición de máximo favorito entre los velocistas.

El francés del Cofidis repitió al día siguiente en Olot, y eso que durante la etapa con inicio en Mataró tuvo que pedir asistencia médica por problemas estomacales. El líder de la "Volta" no tuvo una resolución del sprint plácida, pero se vio beneficiado por el buen trabajo de lanzador de Geoffrey Soupe. Antes, todo el equipo había trabajado con mucha efectividad para controlar la escapada del día, de cuatro hombres y una máxima ventaja de 3 minutos. Thomas De Gendt (Lotto Soudal) fue uno de los hombres más activos, empezó a encarrilar el triunfo en la clasificación de los esprints intermedios y lo siguió intentando hasta a falta de 10 kilómetros para la meta. No sería su última dosis de protagonismo en esta edición.

La primera etapa de montaña, entre Girona y La Molina, resultó de tanteo entre los favoritos, que no se jugaron la victoria hasta casi la última rampa. A pesar de que no consiguió ninguna de las primeras ocho plazas, fue especialmente loable la actitud del Sky, decisivo a la hora de abortar una escapada de siete hombres que llegó a tener más de 12 minutos de ventaja. Durante el trayecto, el líder Nacer Bouhanni (Cofidis) se vio obligado a abandonar. Tras los ataques de Pieter Weening (Roompot-Oranje Peloton), el catalán Jordi Simón (Verva-ActiveJet), Jarlison Pantano (IAM Cycling) y Louis Vervaeke (Lotto Soudal), llegó la resolución de la etapa, donde el irlandés Daniel Martin (Etixx-Quick Step) se aseguró el triunfo parcial y el maillot de primer clasificado al batir a Alberto Contador (Tinkoff), Romain Bardet (Ag2r La Mondiale) y Tejay Van Garderen (BMC), aprovechando su mayor punta de velocidad. Nairo Quintana (Movistar) también lo había intentado, aunque esta vez sin éxito.

Una escapada de lujo formada en Puigcerdà impidió que los grandes favoritos pudieran aspirar a ganar la etapa reina de la "Volta", entre Bagà y Port Ainé. A pesar de que la componían hombres del talento de Philippe Gilbert (BMC), Rubén Plaza (Orica Greenedge), Imanol Erviti (Movistar) o Laurens Ten Dam (Giant-Alpecin), el único que llegó en solitario fue Thomas De Gendt (Lotto Soudal), capaz de añadir al liderato de los sprints intermedios la primera posición virtual de la montaña. Y eso que durante buena parte del camino tuvo la compañía de Boris Dron (Wanty-Groupe Gobert), en aquel momento poseedor del maillot acreditativo de esta clasificación específica. Pieter Weening (Roompot-Oranje Peloton) llegó destacado al último puerto, pero el belga dosificó mejor y lo acabó superando. El Etixx-Quick Step del líder Martin se tuvo que desgastar en exceso subiendo los puertos de Cantó y de Enviny -donde atacó Wouter Poels (Sky)- y este hecho imposibilitó el control de los rivales por parte del irlandés. Nairo Quintana (Movistar) protagonizó el ataque más efectivo en Port Ainé, acabó segundo de la etapa, se vistió con el maillot de líder y le sacó 15 segundos que resultarían definitivos a Richie Porte (BMC) y Alberto Contador (Tinkoff), que se consolidaba como su máximo rival en la general (a 0:08).

A pesar del enorme desgaste del día anterior, la etapa entre Rialp y Valls se disputó a un ritmo vertiginoso, puesto que la escapada definitiva no se formó hasta el kilómetro 117. Eso lo aprovecharon Daniel Martin (Etixx-Quick Step) y Alberto Contador (Tinkoff) para bonificar tres y un segundo respectivamente en el sprint intermedio de Àger. Más tarde, Carlos Verona (Etixx-Quick Step), acompañado por siete hombres más, se llegó a situar como líder virtual gracias a una máxima ventaja de 4 minutos. Al contrario que en la edición anterior, la fuerza del viento no fue suficiente para crear abanicos y el gran grupo se limitó a reducir la diferencia a medio minuto en la meta. El neerlandés Wouter Poels (Sky) fue el brillante vencedor en la capital de la comarca del Alt Camp, llegando en solitario tras haber atacado en el Coll de Lilla, de segunda categoría y a 11 kilómetros de la llegada.

Daniel Martin (Etixx-Quick Step) consiguió bonificar tres segundos más en la penúltima etapa, entre Sant Joan Despí y Vilanova i la Geltrú, a pesar de que Philippe Gilbert (BMC) también entró a disputar el sprint intermedio de Castelldefels para defender la tercera posición provisional de su compañero de equipo Richie Porte. El pelotón se volvió a mostrar muy activo en los primeros kilómetros, donde el viento -mayoritariamente en contra, cosa que redujo la media de velocidad- llegó a romper el gran grupo. Una escapada de once hombres, entre ellos Esteban Chaves (Orica-GreenEdge), Laurens Ten Dam (Giant-Alpecin) y Ryder Hesjedal (Trek), estuvo a punto de plantarse en la línea de meta -Petr Vakoc (Etixx-Quick Step), Bert-Jan Lindeman (Lotto NL-Jumbo), Cameron Meyer (Dimension Data) y Rudy Molard (Cofidis) fueron los que llegaron más lejos-, pero el sprint masivo se acabó disputando y Davide Cimolai (Lampre-Merida) fue el más rápido. Su equipo, que se estrenaba esta temporada, era el que más había contribuido a desactivar a la fuga.

Nairo Quintana y sus compañeros del Movistar fueron capaces de controlar hasta el final y asegurarse la general individual, a pesar de que los movimientos en el circuito definitivo de Montjuic fueron constantes. El único cambio en la clasificación se produjo en la tercera plaza, puesto que Daniel Martin (Etixx-Quick Step) consiguió el segundo que le faltaba para desbancar a Richie Porte (BMC) del podio en el sprint intermedio de Molins de Rei. El consuelo para el equipo del hasta ayer vigente ganador fue el solvente triunfo por equipos. Los múltiples intentos de los favoritos no fueron suficientes para evitar que se jugaran la victoria dos de los supervivientes de la escapada del día, compuesta inicialmente por 12 efectivos. El ruso Alexei Tcatevich (Katusha) batió a Primoz Roglic (Lotto NL-Jumbo) en una avinguda Rius i Taulet repleta de gente. De este modo se terminaba una edición de la "Volta" excepcional, que ha presentado en sociedad a auténticas revelaciones como el británico Hugh Carthy (Caja Rural-Seguros RGA), triunfador en la clasificación de mejor joven con 44 segundos de ventaja sobre Davide Formolo (Cannondale). 

Si quieres compartir...   

Galería


Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.