• road bike
  • 28 de Jun, 2016

El Tour se las ingenia para luchar contra el dopaje mecánico

El Tour de Francia contará en su edición de 2016 con una cámara térmica de alta tecnología para detectar motores en las bicicletas.

Además de las tabletas (sistema de resonancia magnética), ya utilizadas por la Unión Ciclista Internacional (UCI) en la salida de las etapas, el Tour introducirá esta cámara de 200.000 euros, que será transportada en una moto de carrera.

Los pormenores del nuevo sistema se especificarán el próximo lunes, en la rueda de prensa que organizará el Ministerio de Deportes con la presencia de Thierry Braillard, el secretario de Estado para el Deporte. “Este problema es peor que el dopaje. El futuro del ciclismo es lo que está en juego”, ha expresado Braillard. “Bajo mis órdenes, centros de investigación han estado trabajando duro para establecer la mejor manera de combatir esta amenaza”, ha explicado.

El primer caso de dopaje mecánico fue detectado en enero de este año por un inspector de la Unión Ciclista Internacional (UCI), en la bicicleta de la joven belga Femke van den Driessche durante el Mundial de Ciclocross Sub-23. 

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.