• mountain bike
  • 19 de Abr, 2016

Visitando el nido del buitre

  • Foto 1

Esto es lo que ocurre cuando mezclas la escalada y el MTB para conseguir acceder hasta la mayor colonia de buitres leonados de Europa.

“Siempre he pensado que las cosas no suelen pasar por que si, no creo que el destino este escrito, creo que cada uno de nuestros actos, pensamientos y sentimientos condiciona la trayectoria de nuestra vida.”

Foto1: La familia y los amigos pueden ser grandes aliados para ayudarte a conseguir tus metas. De hecho creo que de no ser por ellos esta aventura nunca hubiera comenzado.

Foto2: Todo comenzó a pocos metros de mi oficina, un par de locales a la izquierda para ser exactos. Allí se encuentra la sala de escalada Los Mallos, un rocódromo indoor (panel) que regenta Manolo, unos de los compañeros con los que suelo salir a montar en MTB.

Foto3: Los Mallos de Riglos son unas formaciones geológicas que se encuentran situadas, como su propio nombre indica, en la localidad de Riglos, provincia de Huesca, en las sierras del Prepirineo aragonés, España. Aunque pueda parecer mentira estas formaciones con mas de 20 millones de años son fruto de la erosión del agua.

Foto4: Sin duda si eres aficionado a la montaña habrás oído hablar de esta zona, se trata de una de las Mecas de la escalada a nivel europeo. Ya en el siglo XIX se hicieron conocidas por algunos relatos de la época.

Foto5: La ferrata del Cubilillo será nuestra protagonista, una vía que nos llevara hasta lo alto del Mirador de los Buitres y desde sonde iniciaremos nuestro descenso, pudiendo elegir diferentes itinerarios, todos ellos recomendables 100%.

Foto6: Una de las principales dudas de este proyecto era: ¿cómo podría sujetar la bicicleta a mi espalda con unas ciertas garantías de éxito? Recordé que otro de mis compañeros de fechorías trabaja como guarnicionero en el Ejército, así que decido contarle mis planes. A la semana siguiente David se presenta en mi oficina con una mochila increíble y pensada única y exclusivamente para poder llevar a cabo nuestra misión, cargar una bicicleta a la espalda para poder trepar por la montaña.

Foto7: Os confesare que no les había dicho nada a mis dos compañeros (Oscar e Ismael) pero no había probado a trepar con una bicicleta en la espalda nunca, y aunque estaba seguro de que sería capaz de hacerlo había algo en mi cabeza que no lo tenía del todo claro. Para ser justo debo dar las gracias a los chicos de ClimbTools por facilitarme el material de escalada y la experiencia aportada en el proyecto.

Foto8: Ya tenía el lugar perfecto y la misión perfecta, escalar para acceder hasta la mayor colonia de buitres leonados de Europa y después bajar a todo gas por los senderos de la zona, que según fuentes fiables eran alucinantes.

Foto9: El único sonido que me llega es el de los buitres volando por encima de mi cabeza, creo que saben que estoy cerca, espero que no me vean como un alimento. En increíble el sonido que provoca el planear de estas aves.

Foto10: Esta aventura nos ha llevado a conjugar dos de mis pasiones, la escalada y el mountainbike.

Foto11: Recuerdo pasar por allí con mis padres cuando íbamos a ver a mis abuelos a su casa de la montaña. Siempre me quedaba alucinado mirando desde la ventanilla del coche, veía esos mamotretos de piedra y pensaba que sería alucinante poder trepar por allí.

Foto12: Riglos ha despertado en mí un instinto especial, un sentimiento nostálgico de la niñez, me gusta mucho este lugar, creo que he conectado de alguna manera con el entorno de este sitio. Siempre que un lugar me transmite sensaciones especiales digo que se lleva un pedacito de mi corazón, no sé cuánto corazón me quedara para seguir rindiéndome a los pies de diferentes lugares, países y gentes, pero espero que sea mucho.

Texto & Rider: David Cachon // Fotos: Ismael Ibañez // Filmer: Oscar Embid

Si quieres compartir...   

Galería


Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.