• Actualidad Nacional
  • 17 de Oct, 2018

La tecnología ya salva vidas ciclistas: el director del Trek, fuera de peligro

Cuatro horas agónicas. De incertidumbre, de desconcierto, de sufrimiento. Un desconocimiento que, días después, sigue aún muy vivo, con el misterio sobre qué sucedió y el deseo de hallar las respuestas. Pero con Steven de Jongh reposando en casa, sin ninguna lesión ni traumatismos graves, la agonía y los malos augurios que acecharon a toda la comunidad ciclista el pasado lunes se desvanecen.

Y es que la semana amaneció con aquel tipo de noticias que nadie quiere ni leer, ni escuchar, ni ver. El ex ciclista profesional y actual director del equipo Trek-Segafredo, el neerlandés Steven de Jongh, sufrió una estremecedora desaparición típica de la serie estrella de Netflix, Stranger Things. El ex jefe de Alberto Contador inició su salida en bicicleta desde su localidad de residencia, Calonge, en la bonita provincia de Girona a orillas de la bucólica Costa Brava, para realizar una vuelta circular por la frondosa zona de las Gavarres.

Todo iba sobre ruedas. Su perfil de Strava empezó a registrar su recorrido a las 9:52 de la mañana. Pero a las 12:13, cuando De Jongh se disponía a encarar la suave subida al Alt de La Ganga, su recorrido en Strava se paró.

Todo iba sobre ruedas. Su perfil de Strava empezó a registrar su recorrido a las 9:52 de la mañana. Superó el Alt de Santa Pellaia, poniendo rumbo a La Bisbal d’Empordà. Pero a las 12:13, cuando De Jongh se disponía a encarar la suave subida al Alt de La Ganga, su recorrido en Strava se paró. A primera hora de la tarde, su mujer Renee Meijer difundió una publicación en su perfil personal de Twitter en la que denunciaba la desaparición de su marido. En ella, daba cuatro detalles que podrían ser claves: sin rastro desde las 10:30, cerca de la zona de La Ganga, en una bicicleta Trek y con una equipación Trek. Sin embargo, ninguna de estas informaciones sería la más relevante.

Aficionados al ciclismo, corredores profesionales, gente cercana a su entorno y medios de comunicación se involucraron desde el primer segundo en la búsqueda de De Jongh. Pero una información, facilitada por Strava, daría con la aguja en el pajar. El punto exacto en el que su recorrido en Strava dio por finalizada su ruta. Se encontraba entre La Bisbal d’Empordà y Calonge. No podía estar lejos. Incluso un usuario en Twitter rizó el rizo y, utilizando el Strava Lab, se dio cuenta que el usuario Mark Roberts coincidió temporalmente y espacialmente con De Jongh en el momento de su desaparición. Un detalle, pero, que no sirvió de mucho.

El reloj giraba en contra de los intereses de los Mossos y de los servicios de emergencia que se desplazaron a la zona y pusieron todos los recursos posibles para encontrar a De Jongh. Cada día oscurece antes y el frío por la noche ya es significativo. Su vida corría peligro. Los efectivos desplegados fueron cuantiosos, e incluso Robert Gesink, corredor holandés del Lotto NL-Jumbo residente en Girona, cogió su bicicleta para peinar la zona y aportar su granito de arena en la búsqueda.

El holandés fue encontrado inconsciente en el margen de la carretera, con una conmoción cerebral y con rasguños, pero sin ningún hueso roto.

La inquietud seguía, pero aquello no podía terminar en una terrible tragedia. No una más en la carretera. Finalmente, el tweet que todos estábamos esperando llegó. A las 18:04, Renee Meijer, esposa del director del Trek, confirmaba que el helicóptero de los servicios de emergencia había localizado a De Jongh, que respiraba y tenía pulso. El holandés fue encontrado inconsciente en el margen de la carretera, en un lugar en el que su cuerpo no se podía ver si no era desde el aire. Fue hallado con una conmoción cerebral y con rasguños, pero sin ningún hueso roto.

El ex ciclista profesional pasó la noche en el Hospital Josep Trueta de Girona, donde le sometieron a pruebas que descartaron lesiones graves. Por la mañana, recibió el alta y desde entonces descansa en su casa. El propio De Jongh, mediante un comunicado de su equipo, anunció que le dolía todo pero descartaba secuelas peores. Su mujer agradeció de corazón a todos los que habían ayudado en la búsqueda y añadió, en declaraciones al periódico holandés De Telegraaf, que De Jongh tiene problemas para mantener los ojos abiertos y un fuerte dolor de cabeza, pero que está fuera de peligro.

Los motivos del espeluznante infortunio de De Jongh siguen sin resolverse. Todo se encuentra en manos del Servei Català de Trànsit y de los Mossos d’Esquadra. Hasta el momento, la hipótesis que gana más peso es la de una indisposición personal del propio ciclista, como podría ser un desmayo. La opción que un coche le atropellará y que el conductor se diera a la fuga está prácticamente descartada, como indica que el cuerpo del director del Trek no recibió ningún fuerte impacto y que su bicicleta apenas tiene desperfectos.

Hasta el momento, la hipótesis que gana más peso es la de una indisposición personal del propio ciclista, como podría ser un desmayo.

De esta manera, una aplicación tan funcional como odiada por los ciclistas, proporcionó una información indispensable para encontrar a De Jongh. Tal como expresó el ciclista del equipo, Toms Skujiņš, “la gente dice como llegan a ser de malos los teléfonos y las redes sociales, pero han podido salvar su vida. Siempre hay un tiempo y un espacio para todo”. Y es que, en esta ocasión, Strava nos salvó a toda la comunidad ciclista de la que podría haber sido una trágica noticia y que, finalmente, se quedó en una anécdota.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.