• Opinión
  • 19 de Jun, 2019

Opinión: Y tú, ¿por qué trabajas?

Por Ignacio Peralta - ignacioperalta.net

Esta es la gran pregunta. Es la pregunta a la que muchos de nosotros contestaríamos, “por dinero”. Y es verdad. Un componente importante que nos hace ir a trabajar cada día es la retribución que obtenemos a final de mes en mayor o menor medida.

Ahora bien, ¿es lo único que te motiva cada día para levantarte cada mañana e ir a trabajar? Si la respuesta es sí, puedes dejar de leer este artículo desde ya y no perder más el tiempo (…) Ok, veo que sigues leyendo y que, por tanto, afortunadamente tienes otros alicientes a la hora de ponerte a trabajar o los estás buscando; o te ha picado la curiosidad para ver en qué consiste o cómo se hace eso de trabajar por algo más que por dinero.

Desde hace muchos años tuve claro que iba a dedicar muchas horas a lo largo del día, de la semana, de mi vida, al trabajo y que no quería hacerlo en algo que no me gustara o que simplemente, como tantas y tantas veces lamentablemente he escuchado, a algo que “es lo que hay”. Con este pensamiento en mi cabeza, con esta actitud frente al trabajo, he afrontado toda mi carrera profesional, eligiendo el deporte como fuente de motivación permanente y objetivo laboral. Y puedo decir que me siento un privilegiado de haberlo conseguido y disfrutar de ello cada día.

Ahora bien, de un tiempo a esta parte he venido reflexionando y preguntándome si trabajar en un sector que me apasiona como el deporte es suficiente para mantener la motivación en el día a día, con todas las dificultades que el sector presenta en este momento y con las que todos nos enfrentamos. Me he venido preguntando si tener motivaciones exclusivamente individuales, retribución mensual y sector de afinidad personal, serán suficientes en el medio plazo y sobre todo largo.

Tras analizarlo detenidamente, he llegado a la conclusión que ha de haber algo más. Que cada uno, de manera individual, debe tener un propósito por el que hace las cosas, un para qué. Y de la misma manera, las empresas deben buscar, como dice la Dirección por Misiones, “su para qué”, “su propósito”.

¿Y si trabajáramos para cambiar el sector del ciclismo? ¿Y si trabajáramos con un claro y directo propósito de servicio a nuestros clientes? En la cadena de distribución, en una gran mayoría de los casos actualmente, todos somos partes necesarias de cara a poder ofrecer el producto final a nuestros consumidores. Por este motivo, ¿y si en vez de trabajar aprovechándose del contrario, exprimiendo al máximo hasta donde nuestra posición de dominio llegue, sea tienda o proveedor, trabajáramos colaborando con él? ¿Y si cambiamos el enfoque entendiendo que todos somos partes necesarias para la venta y que estrategias de “sálvese el que pueda” tienen recorridos muy cortos?

Nada más gratificante y retador que, con tu trabajo y esfuerzo, no solo saques adelante un negocio, sino que al mismo tiempo ayudes a otros con los suyos

Pues sí, creo que es posible trabajar ayudando a otros a seguir con sus negocios abiertos, facilitando los servicios y condiciones de entrega al máximo, manteniendo relaciones cordiales y de colaboración conjunta con independencia del tamaño de empresa que sea o seas. Y manteniendo paralelamente, como es lógico, niveles de rentabilidad adecuados para la viabilidad y crecimiento de tu empresa.

Nada más gratificante y retador al mismo tiempo que, con tu trabajo y esfuerzo, no solo saques adelante un negocio, sino que al mismo tiempo ayudes a otros con los suyos. Y es así cómo veo el mundo del trabajo hoy en día en general y el sector del bike en particular. Un modo de hacer donde el nosotros prevalece sobre el yo en el largo plazo, donde todos debemos de entender nuestra posiciones y ayudarnos mutuamente. Donde si trabajas preocupándote por el de al lado, merece la pena. Llámame idealista, llámame utópico, pero el que no entienda que la colaboración deber ser el eje angular de toda estrategia empresarial hoy en día, pronto se enfrentará a desafíos difícilmente salvables de otra manera.

Quiero recordar unas palabras de un gran empresario y director general de su empresa que tuve la ocasión de escuchar de primera mano no hace mucho. Unas palabras dichas desde el convencimiento y de la creencia absoluta para el desarrollo de su empresa: “nosotros queremos que nuestros clientes ganen dinero y sean felices”. Impresionante. Un propósito claro y un para qué aun mayor.

Aquellas palabras se me quedaron grabadas y las traigo a mi memoria muchas veces a lo largo de los días. ¿Trabajar por dinero? Claro. ¿Trabajar en lo que te gusta? No lo entiendo de otra manera. Pero si encima ayudas a otros en el camino, ¡Qué gran propósito! ¡Qué gran fuente de motivación!

Cambiemos el sector del ciclismo. Ayudémonos. Todos juntos.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.