• Opinión
  • 07 de Ene, 2022

"Winter is coming", la opinión de Toni Amat

Opinión: "Winter is coming"

Artículo publicado en el número 64 de Tradebike.

Noviembre no ha sido un buen mes. Y en el mes de julio ya hubo algunas zonas que notaron una desaceleración en la demanda. Definitivamente en noviembre ha habido una frenada importante, y en diciembre parece que la frenada todavía es mayor.

Recuerdo el mes de diciembre de 2019, que en una fiesta de aniversario de una importante tienda de Barcelona donde tuve la oportunidad de hablar con responsables de diferentes prestigiosas marcas de bicis y de importantes distribuidoras y todas valoraban muy positivamente el año 2019. Había sido un año muy bueno, con crecimientos el que menos de un 10%, y algunos me comentaban que habían llegado hasta un 40%.

Del 2020 todos conocemos el boom que experimentó el sector después del confinamiento. Tiendas y marcas agotaron stocks, hubo una “limpieza” espectacular de todo el canal, se vendió todo, ya fuera antiguo o nuevo, bicis, componentes y accesorios que se habían ido acumulando durante años en tiendas: marcas y distribuidoras encontraron su cliente. Pero también fue el año donde empezamos a ver las primeras roturas de stock, y no solo en recambio, sino también en componentes necesarios para la fabricación de las bicis, grupos, frenos, motores... todo ello afectó profundamente en las entregas de bicicletas. A pesar de todo el mercado en general creció un 39,39% en valor y el número de bicicletas vendidas creció un 24,10% en total.

En 2021, la tónica ha seguido similar al 2020, con faltas importantes de stock, pero con buenos crecimientos. Todavía no tenemos las cifras de 2021, el año todavía no ha acabado, pero a pesar del parón de estos últimos meses, la gran mayoría de empresas y tiendas han vuelto a crecer de forma importante. Por lo que he podido hablar con muchos de ellos, esta es la percepción.

La frenada de la demanda, con la llegada acumulada de bicis está llevando a una situación de pánico en algunas tiendas.

Pero hay un peligro importante que ya llevamos tiempo comentando, la falta de stock de estos últimos años ha llevado a unas previsiones y pre-orders en muchos casos poco realistas, pensando que “como me servirán la mitad, pido el doble y en diferentes proveedores”.

Como era de esperar, los fabricantes llevan meses reaccionando para solventar esta rotura en la cadena de suministros, ya sean de componentes como de bicicletas, y ello hace que empiece a haber más stock y - sobre todo - parece que este mes de diciembre se han empezado a servir bicis, muchas bicis. En ocasiones, bicis pendientes de la temporada 2021 y a las pocas semanas bicis programadas para la temporada 2022.

La frenada de la demanda, con la llegada acumulada de bicis está llevando a una situación de pánico en algunas tiendas, y empiezan a haber las primeras cancelaciones de programaciones y los primeros impagados. Una situación que puede agravarse los primeros meses del año, meses de temporada baja que históricamente no acostumbran a ser buenos, y menos en años con buena temporada de nieve como promete ser el 2022. Con todo lo que ello implica para la tesorería de las tiendas. También es verdad que venimos de 3 años muy buenos. Algo debería quedar.

Una vez más, volvemos a la reflexión de siempre: hay que ser “empresario” y conocer bien tu negocio, y a ello se llega analizando las cifras, las ventas, los márgenes, los stocks, rotaciones, tesorería y demás variables y aplicando sentido común. A pesar de ello, siempre es difícil acertar. Pero sin esta información todavía es más difícil tomar las decisiones correctas. Y más con estos dos últimos años absolutamente fuera de lo corriente.

Los primeros meses del año prometen ser complicados, pero históricamente siempre han sido meses de temporada baja. 

Si quieres compartir...