• bikecracia
  • 07 de Abr, 2020

Orbea no presenta ningún ERTE y lleva a cabo acciones de flexibilización

La firma originaria de Eibar, ahora en Mallabia, Orbea Sociedad Cooperativa, afronta como muchas otras empresas la actual crisis con tenacidad y esfuerzo asumiendo un reto que ya veía venir. De hecho, Orbea llevaba, desde meses atrás, elaborando un plan de contención, ante la previsión de una situación como la que ahora estamos viviendo.

En parte esto ha sido así gracias a la "fluida información" que les llegaba desde la oficina que disponen en Hong Kong y también a las relaciones con países asiáticos e Italia, "tanto del escenario que estaban viviendo como de la manera de actuar", señalaban desde la empresa de bicicletas.

Una de las primeras medidas que adoptaron se dirigió a aquellas personas que podían desempeñar las labores de su puesto desde casa, extendieron la flexibilidad para dar la opción de trabajar con un horario más reducido o adaptarlo para facilitar la conciliación. "Aseguramos los elementos físicos necesarios para toda persona que podía trabajar desde casa (ordenadores, pantallas u otro tipo de elementos) e invertimos también los recursos necesarios para asegurar el correcto funcionamiento de los software que utilizamos día a día. Cuantos más empleos se puedan salvar y menos gente quede atrás más pronta será la recuperación". 

La firma ha impulsado iniciativas en las redes sociales con la presentación de productos y dando a conocer recetas El interrogante era si el cariz que tomaba la pandemia iba a llevar al cierre completo en labores de mantenimiento, ajuste de procesos, etc. Al final la orden ministerial del pasado sábado, día 28 de marzo, les obligó a acelerar levemente el plan que ya estaba diseñado.

Teletrabajo

A partir de aquí en el nuevo escenario abierto, la empresa de bicicletas no tuvo más remedio que hacer un llamamiento "a la responsabilidad de manera interna y externa", pidiendo a la gente que se quedara en casa para contribuir en la lucha contra el virus. "Por ello, hubo que adoptar las primeras medidas dedicando los recursos necesarios para garantizar la seguridad de sus comunicaciones", explicaron desde la empresa. De hecho, en Orbea aplican políticas de teletrabajo y entornos colaborativos que, a su vez, se han transformado con naturalidad al extendiendo a todo el colectivo ante este imprevisto mundial.

Según explican desde la empre, horarios, prioridades, proyectos, etc. "están compartidos con todo el personal" y la empresa ha seguido la pie del cañón tratando de solventar los nubarrones que se abaten sobre la economía. De esta manera, cuando se decretó el estado de alarma, entendieron que este podría ser el inicio de posteriores restricciones, por lo que definieron unos servicios mínimos por cada área de trabajo con el objetivo de priorizar la salud de las personas.

Cabe añadir que dado el carácter de cooperativa, todas las decisiones fueron consensuadas y aprobadas internamente, "una vez más, dentro del marco legal actual". De ahí que en Orbea no han tenido que solicitar ERTEs, sino únicamente la aplicación de una serie de medidas de contención. Por ello, la filosofía que mantiene la empresa era que "cuantos más empleos se pudieran salvar y menos gente intentemos dejar atrás, más pronta será la recuperación". En cualquier caso, son conscientes desde la centenaria firma, fundada en 1840, "que nos toca adaptarnos a los nuevos escenarios", aducen.

Iniciativas virtuales

Al margen del devenir de la empresa, en Orbea también han querido llenar de ocio y actividad física las casas haciendo campaña vía redes sociales y comunicación creando el Orbea Indoor 500 Challenge bajo el hashtag #Orbea500Challenge con el que pretenden mantener activas a las personas impulsando el ejercicio en casa.

A esto se le unía el mantener una serie de consejos con el fin de contar con dietas sanas, a través de las iniciativas con cocineros en sus redes sociales, o para disfrutar de entretenimiento a través de vídeos, documentales o conexiones con distintas personas del entorno Orbea (equipos, embajadores, personal de la organización, etc.), dentro de un amplio trabajo virtual que ha calado entre los fans de estos deportes.

Sin cambio de estrategia

En esta dirección, desde Orbea señalan que "somos fabricantes de bicicletas –que pueden ser utilizadas sobre los rodillos de entlrenamiento en las casas– y también disponemos de línea textil tanto ciclista como deportiva".

De esta manera, también veían el momento de confinamiento, como el idóneo para presentar novedades en relación al plano textil y aprovechaban, para invitar a todas las personas a pasarse por su página web, aunque en la actualidad no disponían de productos específicos como bicicletas estáticas, una demanda que ha ido creciendo por los largos días en el que muchas personas tendrán que permanecer en casa, sin poder acceder a un gimnasio o a una instalación pública.

Finalmente, aprecian desde Orbea que "la propagación de la pandemia no era un momento para afrontar un cambio de estrategia, ni un cambio de proyecto". Son conscientes de la gravedad de la situación y que a corto plazo obligará a adaptarse a la realidad del mercado, "pero nuestro proyecto de momento se mantiene intacto". 
 

Si quieres compartir...