• road bike
  • 18 de Dic, 2018

Darío Ortiz (Galfer): "Estamos desarrollando componentes de frenos específicos para eBikes para resolver los problemas de la frenada de serie"

Entrevista a Darío Ortiz, Responsable de Marketing de Galfer Brakes

Los inicios de Industrias Galfer se remontan al año 1952 en el segmento de la automoción cuando la fábrica de SEAT se instaló cerca de Barcelona. Desde entonces y hasta la década de los 80, Galfer se dedicó a la fabricación de componentes de freno para los primeros equipos de coches y motos. Luego Galfer continuó su actividad como marca de prestigio en recambios para motos. Y en el año 1998 Galfer inició su andadura en el sector de la bicicleta gracias a la colaboración con Magura en el desarrollo del primer freno hidráulico del mundo, el Gustav M. No fue hasta el año 2012 que Galfer Bike vio la luz como marca de recambio propia y disponible en las tiendas para todos los usuarios.

 ¿El sector ha dado el paso definitivo hacia las eBikes y la digitalización?
Efectivamente, el mercado de las eBikes está creciendo a un ritmo muy rápido. En Galfer, como no somos fabricantes de todo el conjunto de frenos de origen, no podemos determinar ni la medida de los discos ni qué pinzas se insertan en los modelos que salen de fábrica. Viendo las problemáticas de las eBikes con los frenos de origen, estamos lanzando productos específicos para las bicicletas eléctricas. Estos problemas se basan en que se utilizan frenos de Enduro o XC en bicis que pesan 20 kilos más y que quien las conduce son usuarios menos atléticos y que suelen frenar más. Para resolver dichos inconvenientes, desde Galfer estamos lanzando pastillas específicas con más potencia, durabilidad y resistencia a las altas temperaturas, y discos más grandes y gruesos.

¿Y en lo relativo a las bicicletas de carretera?
Los ciclistas de carretera son más tradicionales, y los que compran un recambio normalmente mantienen los componentes de serie. Además, estamos viendo como muchas marcas apuestan por el sistema Center Lock y en Galfer no fabricamos este tipo de anclaje directo en los discos, sino que ofrecemos unos adaptadores para poder montar nuestros discos de seis tornillos.

¿Cómo se encuentra actualmente el mercado español del Bike? ¿Cómo van las ventas?
En líneas generales, bien. Nuestras cifras anuales van aumentado, aunque trabajamos en estadísticas globales. Galfer creció en el último año más de un 20%, básicamente porqué abrimos distribución en nuevos países en los que no facturábamos nada. De todos modos, nuestra tendencia en España es muy positiva y también vamos creciendo, llegamos en todos los puntos del países gracias a una amplia red de distribuidores.

¿Cuáles son las principales tendencias en cuanto a componentes de freno?
En los frenos para bicicletas de XC, los modelos no están cambiando y nuestra gama funciona muy bien en el mercado. En Enduro y DH, sí que se ven nuevas tendencias como las pinzas de cuatro pistones. Con eBikes, todavía no se está fabricando nada nuevo, más allá de algunas marcas que prueban nuevos sistemas, como pinzas de seis pistones y discos más grandes o más gruesos. Estas soluciones serían válidas para resolver los problemas de frenada de las eBikes. Por lo tanto, lo que creemos y esperamos es que los fabricantes de todo el conjunto de frenos lancen al mercado pinzas específicas para las eBikes, con más pistones y resistentes.

En el futuro, las tendencias irán vinculadas a las eBikes, porque aún no hay ninguna marca que haya innovado en el mercado y están saliendo en el mercado con frenos de origen específicos para otro tipo de bicicletas. Las pruebas y tests van en esta dirección, teniendo en cuenta que el usuario de una eBike es diferente que cualquier otra bicicleta. De hecho, en Galfer estamos haciendo pruebas de frenos para eBikes con tándems por ejemplo, porque tienen el doble de peso de lo habitual y nos ayudan para poner al limite los nuevos materiales, así como conocer sus prestaciones, resistencia y durabilidad.

¿Cuál es la filosofía de la empresa?
En el próximo año, Galfer dará un salto importante a nivel internacional en cuanto a patrocinios. Como nuestro nivel de ventas va aumentando, disponemos de algo más de presupuesto para invertir y buscamos nuevas oportunidades con equipos que tienen éxito, sobretodo a nivel internacional y en otros países donde aún no somos demasiado conocidos.

Como filosofía de empresa, somos muy activos en la Investigación y Desarrollo (I+D), siempre en constante evolución para mejorar nuestra gama de catálogo y lanzar nuevos productos de frenos al mercado. En Galfer Bike compartimos la misma filosofía que nuestra sección de Moto, colaboramos mucho con la competición, pues es el banco de pruebas real más exigente que existe, demostrar que nuestro producto es mejor que el de serie. Luego, el consumidor final se ve favorecido, pues puede llegar a utilizar los mismos productos de freno que usan los profesionales: mismos diseños, mismos materiales y mismas medidas para combinar la competición con la práctica a cualquier nivel. La competición está dentro de nuestro ADN.

Otra de nuestras características principales es que la fabricación de todos nuestros productos se realiza aquí, en nuestra fábrica de Granollers (Barcelona). No importamos nada desde Asia, como hacen la mayoría de marcas del sector, pues normalmente no cumplen con los estándares mínimos, ni los controles de calidad son de rigor. Fabricar aquí es más caro, pero es más seguro, y más si tenemos en cuenta que los frenos son un elemento critico para la seguridad del usuario.

¿Cómo se presenta este próximo año 2019? ¿Qué os depara el futuro?
Lo encaramos con mucha positividad. En primer lugar, a nivel de mercado y de negocio, la introducción de las bicicletas eléctricas y sus productos de frenos específicos que estamos desarrollando nos ayudará a crecer en este segmento de bicis. Además, como Galfer es cada vez más conocida tanto a nivel nacional como internacional, nuestra red de distribuidores se incrementa año tras año. Ahora, por ejemplo, estamos trabajando para establecernos en Argentina o en Nueva Zelanda, donde aún no teníamos distribución. Cinco años atrás, solo estábamos presentes en España, Francia e Italia. Actualmente distribuimos a unos quince países, la mayoría europeos, y también tenemos presencia en América con nuestra empresa hermana Galfer USA, que empezó allí hace más de 25 años con el negocio de la Moto.

Colaboramos mucho con la competición, que nos ayuda a mejorar y evolucionar nuestros productos, luego el consumidor final se ve favorecido porqué puede utilizar los mismos productos que los corredores profesionales

A nivel deportivo, estamos muy ilusionados porqué estamos cerca de poder estar presentes en pódiums de Copas del Mundo de MTB o en la EWS con regularidad, pese a que solemos tener algunos problemas para encontrar patrocinios debido a que Shimano, SRAM y compañía nos veta para cualquier proyecto. Sin embargo, estamos demostrando que nuestros componentes de freno mejoran considerablemente las prestaciones del material original y, en muchos casos, finalmente los equipos se interesarán y acceden a poder utilizar nuestros productos en competición.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.