• race y events
  • 29 de Jul, 2020

Felix Großschartner gana la primera etapa en la Vuelta a Burgos en el regreso a la competición

Tras cuatro meses de parón, por fin ha vuelto el ciclismo y lo ha hecho por todo lo alto en la Vuelta a Burgos. En la primera etapa en la capital burgalesa se ha impuesto Felix Großschartner en la corta pero exigente subida al Castillo.El austriaco de 26 años y perteneciente al Bora Hansgrohe sorprendió a Valverde y Evenepoel lanzando un ataque desde abajo de la última subida y nadie le pudo ver hasta línea de meta.

Por detrás de él, en la general se sitúan Joao Almeida, Alejandro Valverde, Alex Aramburu y Mikel Landa, que han llegado a apenas ocho segundos.

Tras unas extensas medidas de seguridad en la salida en la Catedral de la ciudad, donde todos los ciclistas tuvieron que pasar controles de temperatura, se puso en marcha la competición, que tuvo en el viento su primer protagonista. La primera hora de carrera también tuvo en un reducido grupo de escapados su atractivo. Jetse Bol (Burgos BH), Gotzon Martín (Fundación Euskadi), Diego Sevilla (Kometa Xstra) y Francisco Galván (Kern Pharma) fueron los primeros en probar a dar la sorpresa, pero su esfuerzo sólo llegaría hasta el kilómetro 38.

En una jornada de fiesta con la vuelta de la competición, ha sido el holandés Gijs Leemreize el que ha dejado la mala noticia de la jornada al perder un dedo en una durísima caída. Tanto él como el colombiano de Ineos Sebatián Henao se han visto obligados a abandonar esta Vuelta a Burgos en la primera etapa.

Fue entonces cuando un pequeño grupo en el que se encontraban ciclistas importantes para la clasificación final como Alejandro Valverde o Marc Soler, entre otros, utilizaron el viento para conseguir separarse del pelotón. Este movimiento hizo saltar todas las alarmas de equipos como Ineos, pero el verdadero protagonista iba a ser el belga Remco Evenepoel, que hizo un auténtico destrozo en el pelotón dinamitando la carrera y lanzándose en solitario para intentar la exhibición hasta el final.

Su aventura terminó a 35 kilómetros de meta cuando el viento de cara obligó a Evenepoel a dejar a un lado el esfuerzo y ser engullido por el gran grupo esperando su oportunidad más adelante. El grupo, aunque reducido en efectivos, se volvió a organizar para encarar la llegada a Burgos en su primera subida al Castillo. Todos los favoritos llegaron a los últimos 10 kilómetros con opciones.Como era esperado, los últimos momentos en el circuito urbano de Burgos han sido frenéticos pero nadie esperaba el tremendo esfuerzo del austríaco Großschartner, que ha dejado muy lejos a todos sus perseguidores y ha podido disfrutar de una entrada en solitario.

espués de esta primera toma de contacto con los puntos claves en Burgos, hoy la ronda tomará dirección hacia el oeste en una etapa prácticamente llana de 168 kilómetros entre Castrojeriz y Villadiego, donde los sprinters se disputarán la llegada. 

 

Noticia publicada en marca.com

Si quieres compartir...