• bikecracia
  • 22 de Dic, 2017

Año de cambios. El editorial de Jaume Ferrer

A pocos días de finalizar el año, 2017 acaba con un buen sabor de boca. Buenas sensaciones en un año que empezó generando muchas dudas por el mal inicio de la campaña pero que termina con un balance global más que positivo y con un crecimiento que, según las primeras estimaciones de Sport Panel, podría situarse cerca del 5%.

Entre los principales factores que han propiciado este nuevo crecimiento (en un contexto nada favorable, por cierto) habría que destacar que la práctica ha mantenido el dinamismo de los últimos años. El bike sigue ganando adeptos -aunque a un ritmo menor- y lo hace, además, en todas sus modalidades. Sin ir más lejos, el último Barómetro de la Bicicleta apunta a un crecimiento de 3.5 millones de usuarios en los últimos 8 años. Este mismo Barómetro indica, también, que actualmente hay un parque de 30 millones de bicicletas en nuestro país.

El dinamismo en la incorporación de nuevos practicantes se traslada, lógicamente, a las ventas. Al menos a nivel global. Las grandes cifras del mercado apuntan a un crecimiento en la venta de bicicletas montadas, aunque el buen ritmo de crecimiento que ha caracterizado al sector se ha moderado en los últimos años… y es desigual por categorías.

2017 ha sido el año por excelencia de las eBikes. Es cierto que se parte de cifras muy bajas y que cualquier crecimiento en este sentido es muy destacable, pero es obvio que el dinamismo que ha experimentado esta categoría, en un mercado cada vez más maduro y con menos novedades tecnológicas, ha sido clave para cerrar el año en positivo. Ha sido clave en 2017 y lo será, todavía más, en 2018, cuando las eBikes urbanas se afiancen como una perfecta alternativa para la movilidad en las grandes ciudades y, también, cuando las MTB eléctricas (sin duda, la gran sorpresa de 2017) consoliden su fuerte progresión.

Internet será otro de los protagonistas de este próximo 2018. Aunque este año la venta de bicicletas montadas tampoco ha repuntado por encima de la media del mercado, sí lo ha hecho la venta de complementos, accesorios o componentes. Y la tendencia apunta a un crecimiento del universo online de tiendas de marca como canal de venta en estas categorías.

2018 será un año de nuevos retos. Retos y oportunidades. Y se avecinan cambios interesantes. Cambios que apuntan hacia la concentración. De empresas, de marcas y, también, de tiendas. Es previsible que sigan cerrando muchas tiendas (2017 ha sido un año récord) y que la mortalidad siga siendo uno de los puntos negros del bike, pero nada sorprendente teniendo en cuenta el crecimiento desmesurado de comercios que se ha dado en los últimos años. A pesar de que la selección natural es implacable, la rotación de comercios sigue cada año en números verdes. Las nuevas aperturas no paran y no son, precisamente, de tiendas monomarca.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.