• swim
  • 03 de Ago, 2017

Swimrun: la oportunidad del momento

Es una modalidad nace en Suecia en 2004 cuando dos amigos se propusieron cruzar un archipiélago de islas, de 75 km de distancia, de la forma más recta posible. Combina dos disciplinas: natación en aguas abiertas y running (trail). Las pruebas se realizan en equipos de dos personas y todo el material utilizado debe ser transportado por los miembros de cada equipo a lo largo de todo el recorrido. El porcentaje de carrera suele oscilar entre el 75-85%, mientras que la natación supone el15-25% restante.

Reinventarse o morir. Este imperativo forma parte del día a día del deporte. Reinventarse en tecnología, pero, también, en modalidades. El deporte está casi obligado a impulsar nuevas modalidades que atraigan a los deportistas y que, además, sirvan para dinamizar segmentos. Sobre todo cuando están excesivamente inmóviles. El mundo del fitness es un buen ejemplo, probablemente el mejor, de esta capacidad –y necesidad- de reinventarse, pero también la vemos en modalidades como el esquí, el bike o el running. Y una de las últimas “reinvenciones” que está causando furor en nuestro país es el llamado swimrun, una modalidad que, como su nombre indica, mezcla dos modalidades en auge como la natación (en aguas abiertas) y el running/trail running. Por su atractivo, por su exigencia, por su accesibilidad y por sus orígenes, está llamado la atención de muchos corredores, nadadores y triatletas, muy predispuestos ante cualquier nuevo reto. Y viendo su crecimiento no cabe duda de que este “nuevo” deporte está llamado a convertirse –si no lo es ya- en una de las modalidades del futuro.


Los comienzos: Una apuesta entre amigos
Muchas veces lo más curioso de un deporte tiene que ver con sus orígenes. Y eso es lo que pasa con el swimrun. Es verdad que, al fin y al cabo, se trata de combinar natación y running, sin más, pero a diferencia de algunos duatlones que ya existen, ambas disciplinas se van alternando, sin transiciones para cambiarse. Se nada, se corre, se vuelve a nadar, se vuelve a correr y así durante kilómetros. Sin parar. Sin quitarse y ponerse ni las zapatillas ni el traje.

Pero ¿a quién se le ocurrió este extraño cocktail entre running, trail y natación?
El origen de esta nueva modalidad deportiva lo tenemos que buscar en Suecia. Alrededor del año 2004 a un par de amigos no se les ocurrió nada mejor que intentar atravesar todo un archipiélago de islas de Norte a Sur de la forma más recta posible. Evidentemente la hazaña implicaba nadar entre islas y correr para cruzarlas. El reto no era precisamente simple: había que cruzar un total de 26 islas, con una distancia total de 75Km, de los cuales 65 había que hacerlos corriendo y 10 nadando. Y no solo se superó el reto, sino que, además, se puso la primera semilla de una modalidad con un potencial espectacular. Un potencial que comenzó a definirse cuando en el año 2006 se celebró, en ese mismo recorrido, el primer Campeonato del Mundo “Ötillo Swimrun World Championchip” (ötillo significa, en sueco, “entre islas”). Una década después esta prueba se ha consolidado como el gran referente a nivel mundial para los amantes del swimrun. Como lo es Kona para los triatletas.



Reglas muy definidas
Sabemos de dónde viene. Ahora solo falta saber en qué consiste. Lo más obvio ya lo hemos explicado: el swimrun es una modalidad que combina natación y running (de asfalto y de montaña) sin transiciones y alternando ambas modalidades. Todas las pruebas se realizan en entornos naturales de gran belleza, a veces entre islas, y a veces por la costa, combinando mar y caminos de ronda, rocas o pistas que cruzan acantilados. Hasta aquí, la explicación es fácil.

Pero hay una serie de reglas que debemos tener muy en cuenta a la hora de plantearnos descubrir un deporte como este. La primera es que se trata de una modalidad por parejas. Las pruebas se deben realizar en equipos de 2 personas (masculino, femenino o mixto) que pueden ir atadas entre ellas por una cuerda para poder ayudarse si es necesario. El objetivo de esta norma es primar la seguridad de los componentes de cada equipo. Por otro lado, al no haber transiciones ni zonas de transición, todo el material utilizado y permitido dentro de la normativa, debe ser transportado por los miembros de cada equipo a lo largo de todo el recorrido.

El material más común y utilizado para este tipo de pruebas son el neopreno, las zapatillas deportivas de trail con buen agarre (y buena capacidad para evacuar el agua, puesto que nadaremos con ellas), cuerda para ayudarse entre las parejas, palas y pull de natación. Actualmente se están desarrollando y saliendo a la venta otros gadgets para aportar beneficios a nivel de flotación.

Aunque no haya distancias “oficiales” ni mínimos de cada una de las dos disciplinas, normalmente el porcentaje de tramos de carrera a pie y natación suele oscilar entre el 75-85% de carrera a pie y el 15-25% de natación.



Un deporte en auge… también en competiciones
Una de las maneras más fiables de tomar el pulso a un deporte es, sin duda, como evoluciona a nivel de competiciones (oficiales y populares). Y el swimrun está en un momento muy dulce en este sentido. El número de competiciones tanto a nivel nacional como internacional está creciendo muy deprisa y actualmente ya hay más de 400 pruebas en todo el mundo. En España, la primera en celebrarse fue la Swimrun Costa Brava, en 2016; y a día de hoy, ya hay una larga lista de pruebas en el calendario nacional (Mallorca, Cadaques, Girona, Lloret de Mar, Vitoria, Menorca, Andorra y Canarias...) y cada mes aparecen nuevas competiciones.

A nivel internacional la liga más importante es el circuito relacionado con el origen de este deporte, la Ötillö Swimrun World Series, formada por varias pruebas a nivel mundial que son clasificatorias para el Campeonato del mundo de Swimrun; con pruebas en Croacia, Suiza, Suecia, España, Alemania, Inglaterra, Francia. Y todas tienen un punto en común: siempre son en entornos espectaculares y de gran belleza.



España: un entorno único… y una gran oportunidad para marcas y tiendas

Teniendo en cuenta la filosofía de este deporte es obvio que España es un lugar único para practicarlo… y para que se consolide como una de las modalidades con más tirón en los próximos años. Las costas de nuestro país son espectaculares y hay miles de rincones donde se puede practicar esta modalidad y donde se pueden llevar a cabo pruebas nacionales e internacionales. Nuestro clima es envidiable y la temporalidad de esta disciplina se puede “estirar” muchos más meses que en otros países. En algunos lugares, incluso, se puede practicar perfectamente durante todo el año.

Además de ser una buena oportunidad para el turismo, es, también, una muy buena oportunidad para las marcas. El swimrun no es una moda pasajera, es un deporte que hace años que se está consolidando y que en estos próximos meses puede pegar un empujón brutal. Marcas como Head, conscientes de su potencial, han sido pioneras en este deporte, desarrollando colecciones específicas y apoyando, desde el primer momento, pruebas a nivel nacional e internacional. Y como Head, otras marcas como Compressport, Vivobarefoot o Garmin también han apostado en firme por este deporte. Quien da primero, da dos veces, y las marcas que quieran aprovechar la oportunidad deben reaccionar ya. Porque este deporte no es un deporte de futuro; es un deporte de presente.
 

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Regístrate.