Deporvillage abre su primera tienda física

Redacción - Tradebike09/05/2023
Imagen

El comercio físico no solo no ha muerto. Probablemente esté más vivo que nunca. Porque en la omnicanalidad, que es lo que se impone, lo físico es tan importante como el online. Y a veces incluso más. El último en apuntarse, desde el online, a lo físico ha sido Deporvillage, que acaba de inaugurar su primera tienda física en Madrid, donde han detectado que tienen más clientes y que la plataforma crece más. En esta línea, sus planes de futuro plantean otra apertura del mismo estilo en Granada (Andalucía es la tercera región más importante en cuanto a volumen de visitas de la tienda en línea), y, más adelante, también en Cataluña.

El local de Madrid, donde ISRG, la compañía propietaria de Deporvillage desde el 2021, ha invertido 1,5 millones de euros, es un establecimiento especializado en el mundo del ciclismo. Está ubicado en Alcorcón y tiene unos 1.200 metros cuadrados donde se venderán bicicletas y se ofrecerán servicios relacionados con este deporte: puesta a punto del vehículo, estudios para conseguir un mejor rendimiento, espacios para probar tecnologías, etc.

Este movimiento se enmarca en una estrategia de este grupo establecido en Alicante y que integra otras marcas como JD Sports, Sports Zone y Sprinter, de expandirse en el terreno físico y de estar en el máximo de canales de venta posible. La misma Sprinter está inmersa en un plan de expansión con el cual aspira a superar el número de tiendas que tiene en España Decathlon, su principal competidora.

"En el momento en que nos planteamos la apertura de una tienda el que buscamos es dar este servicio omnicanal: ponemos en el centro de nuestras decisiones el cliente, acompañados de nuestras marcas, porque creemos que para los dos supone una diferencia", explica la compañía sobre la decisión de Deporvillage en concreto. "Queremos aprender de esta experiencia omnicanal que es hacia donde creemos que va la tendencia, somos un 'player' digital, y ahora queremos aprender, interaccionar más con nuestro cliente”.

A pesar de que la apertura de esta tienda está pensada esencialmente porque la persona que ya es cliente de Deporvillage tenga otro lugar donde acudir, la compañía espera que la decisión también redunde en el crecimiento previsto para este año. Deporvillage cerró el 2022 prácticamente sin incremento de ventas, pero con buen sabor de boca porque mantuvo el volumen de negocio tras dos años pandémicos muy positivos para la venta de artículos deportivos. Ahora, el foco vuelve a estar puesto en crecer: si el año va según lo previsto, lo harán un 10% el 2023.

REVISTAS