• bike data
  • 29 de Nov, 2022

"Al mal tiempo, buena cara", la opinión de Toni Amat

"Al mal tiempo, buena cara", la opinión de Toni Amat

Artículo publicado en el número 73 de Tradebike.

Opinión: "Al mal tiempo, buena cara"

Tras tres años muy buenos y de cifras absolutamente fuera de lo normal, el 2022 las ventas se han frenado.

Esta temporada no sea competido entre marcas para ver quien se llevaba el gato al agua y vendía la bicicleta, sino que se ha competido con el “ocio”. El año ya empezó mal para la bici: en años con nieve, la gente esquía y no pedalea. Y aún más tras dos de no poder esquiar. En Semana Santa y – especialmente – verano, la gente ha vuelto a planificar buenas vacaciones: se ha viajado mucho, restaurantes, discotecas y demás… las agencias de viajes no han dado al abasto y los presupuestos familiares han ido en esta dirección. Todo ello en un verano especialmente caluroso, donde salir en bici ha sido para los “auténticos apasionados”. 

Este año ya no hemos sufrido por tener que gestionar la falta de material y bicicletas de una manera tan brutal como pasó en 2020 y 2021, a pesar de que el suministro todavía no está normalizado y siguen faltando productos y modelos concretos. Como siempre, “justo falta lo que nos piden”. Del resto hay stock…  

Las marcas de bicis ya disponen de stock, mucho stock… no de todos los modelos, pero sí que han vuelto a llenar las tiendas, especialmente de bicis de primer precio. Estas fueron lo que más se vendió estos dos últimos años y, por desgracia, de lo que más oferta hay ahora de 2ª mano: bicis semi nuevas y a buen precio. Vemos que el mercado de ocasión ha crecido de una manera muy importante y seguirá creciendo.

"Empezando por fidelizar a los “novatos” y lograr que se queden y quieran progresar, mejorar sus bicis..."

También el trabajo de taller ha crecido, por suerte, y está ayudando a las tiendas a sobrevivir.

Evidentemente, esta situación comercial genera preocupación en todos los actores del sector, empezando por las tiendas. Fueron las que primero empezaron a sufrir, luego las marcas y agentes comerciales.

Dicho esto, es momento de aceptar la situación, ser conscientes de que los crecimientos 2020 y 2021 no fueron normales, y ver la parte positiva. Se vendió fuera de lo normal, pero también se facturó fuera de lo normal y los beneficios también deberían de haber sido fuera de lo normal, ayudando a sanear muchos negocios y dando buenas ganancias a muchos. 

El número de ciclistas ha subido, y mucho, en estos últimos años. Cada día hay más mujeres pedaleando. El gravel ya se ha consolidado como categoría, pero todavía hay muchas zonas de España donde no ha llegado. Las bicis eléctricas siguen de moda y han atraído a nuevos perfiles, y estos dos últimos años faltaron e-bikes. El apartado movilidad/urban poco a poco va cogiendo inercia, y hay inversiones para infraestructuras, cada vez son más las ciudades que van creando o mejorando sus carriles bici, parkings…El MTB y el Road siguen siendo una realidad. 

En mi opinión, esto son oportunidades: los frentes que tenemos que atacar. Empezando por fidelizar a los “novatos” y lograr que se queden y quieran progresar, mejorar sus bicis y equipaciones, y siguiendo por potenciar estas nuevas oportunidades que ha surgido estos últimos años y que todavía tienen un buen potencial y recorrido.

Es cierto que aquellas colas en las tiendas de bici quizás ya no volverán nunca más, y que deberemos digerir los sobre stocks que hay en todo el canal y seguro que llevara un tiempo.  Pero hay potencial, y lo demuestra el hecho que marcas y grupos muy importantes a nivel mundial están invirtiendo en el bike a futuro, señal que le ven recorrido. 

Por nuestra parte, tocará pedalear fuerte, tirar de profesionalidad, servicio e imaginación, ser creativos, sin tirar los precios y devaluar el sector como único recurso. Y buscar que, una vez más, el ciclismo sea un punto de evasión en plena crisis (COVID, inflación, guerra…), para ello y como dice un buen amigo mío: “debemos convertir las tiendas en oasis, un refugio donde evadirse, donde reine el optimismo y genere ganas de salir y pedalear”. 

*Fotografía de David Cachon.

Si quieres compartir...