• bikecracia
  • 15 de Abr, 2020

Manuel Marsilio (director general de CONEBI): "Los efectos del Coronavirus no tienen precedentes"

La pandemia del Coronavirus sigue afectando a muchos países de Europa en estos momentos. Es evidente que la salud y la recuperación de las personas afectadas por la enfermedad es ahora mismo la prioridad número uno para las instituciones europeas. Una vez superada esta crisis, se tendrá que hacer recuento de qué impacto ha tenido en el conjunto de la economía, aunque los primeros cálculos sugieren que esto puede dar pie a una recesión económica que afecte al conjunto de la economía de los países europeos.

En este contexto, uno de los sectores que se está viendo afectado por la crisis del Coronavirus es el del ciclismo. En CONEBI, la Confederación de la Industria Europea de la Bicicleta, una de las asociaciones con más peso en la industria de la bicicleta a nivel europeo, están trabajando estos días con todos sus recursos para defender a las empresas y asociaciones del sector y reclamar medidas urgentes de ayuda financiera a la Unión Europea. En Tradebike hemos podido entrevistar a su director, Manuel Marsilio, que nos cuenta cómo están defendiendo los intereses del ciclismo.

¿Cuáles son las principales prioridades en este momento para CONEBI para minimizar los impactos de esta crisis en la industria del ciclismo?

Desde el punto de vista industrial, los efectos del Coronavirus no tienen precedentes, con graves consecuencias para la industria de la bicicleta, la bicicleta eléctrica, y la de componentes y accesorios. En los últimos años, el sector en Europa ha crecido de manera considerable, con más de 900 empresas, muchas de ellas SME, 110.000 empleos directos e indirectos, un volumen de negocio de 14 mil millones de euros, y una inversión de 1.000 millones de euros en investigación y desarrollo. Con la industria parada y las tiendas cerradas, el ecosistema de la industria de la bicicleta en conjunto y su sostenibilidad financiera están en riesgo.

El Banco Central Europeo anunció hace dos semanas una actualización en su revisión de su intervención financiera en cuanto a la crisis del Coronavirus, y una medida parecida ha sido tomada por el Banco de Inversión europeo, lo cual es positivo. Las compañías del sector ciclismo necesitan una urgente inyección de liquidez económica. Más en profundidad, los líderes de la Unión Europea parecen haber llegado a un acuerdo político sobre cuatro instrumentos que la UE utilizará en cuanto a empresas y trabajadores, pero que no están vinculados a ningún sector en específico.

El primero es un paquete de 1 billón de euros que provienen de un marco de leyes sobre ayuda estatal en la Unión Europea más flexible. El segundo es una ayuda del Banco de Inversión europea de unos 200 mil millones de euros. El tercero es una ayuda destinada a los trabajadores que han perdido su empleo de más de 100 mil millones de euros. El cuarto es una ayuda de 500 mil millones de euros del Fondo de Recuperación, un programa temporal que ayudará a las empresas durante la segunda fase, después de las medidas de confinamiento.

CONEBI reclama que el flujo urgente de ayuda financiera que es necesario debe ser accesible, evitando los procesos burocráticos excesivamente complicados. Es un mensaje que estamos promoviendo para dar soporte a nuestras asociaciones nacionales y compañías.

Según las estimaciones de CONEBI, 50.000 distribuidores de ciclismo se verán severamente afectados por esta crisis en Europa. ¿Qué es lo que reclama CONEBI a las instituciones europeas para ayudar a la industria de la bicicleta a recuperarse de la situación actual?

CONEBI reclama a las instituciones de la Unión Europea que apoyen la idea de que es importante mantener las tiendas de reparación de bicicletas abiertas, y apoyar el ciclismo como un medio de transporte más seguro para realizar actividades necesarias. También pedimos que reconozcan, con apoyo político, que el sector de la bicicleta, de la bicicleta eléctrica, y de los accesorios y componentes puede ser un logro para el ‘Green Deal’ (acuerdo sobre el clima) de la Comisión Europea, el cual lleva la sostenibilidad y la movilidad inteligente en su núcleo.

Por otro lado, reclamamos que se de apoyo a las empresas, directa o indirectamente, para obtener liquidez económica urgentemente. Por último, trabajar juntos sobre cómo las instituciones europeas pueden fortalecer el rol del ciclismo y de la industria de la bicicleta en el contexto del marco de regulaciones del Mercado e Industria de bienes de la Unión Europea.

CONEBI está apoyando a sus miembros nacionales monitoreando las decisiones de la Unión Europea para afrontar la crisis del Covid-19, y siendo al mismo tiempo la voz de la industria respecto a los que toman las decisiones en la Unión Europea (un ejemplo de ello es la carta que CONEBI escribió a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen).

El Banco Central Europeo anunció hace dos semanas una actualización en su revisión de su intervención financiera en cuanto a la crisis del Coronavirus, y una medida parecida ha sido tomada por el Banco de Inversión europeo, lo cual es positivo.

¿Cree que después del confinamiento en los diferentes países puede haber un rebote en la actividad del sector de la bicicleta que pueda hacernos recuperar el tiempo perdido?

Todo depende de cuando el confinamiento acabe y a qué nivel los gobiernos nacionales y autoridades locales promuevan el ciclismo, también a través de carriles bicis, como la mejor manera de movilidad, además de ir andando. Lo que personalmente pienso es que después de la crisis, las ventas crecerán considerablemente.

CONEBI reclama a las instituciones de la Unión Europea que apoyen la idea de que es importante mantener las tiendas de reparación de bicicletas abiertas, y apoyar el ciclismo como un medio de transporte más seguro para realizar actividades necesarias.

¿Cuál es su opinión sobre que muchos países europeos permitan que los puntos de reparación y mantenimiento puedan abrir durante el período de cuarentena?

A nivel personal, prefiero utilizar mi bicicleta para ir al supermercado antes que ir en bus o en  metro. Es más seguro para mí y para los demás. No hace falta decir que mi bicicleta debe estar en buenas condiciones, con lo cual, estoy a favor de que estas tiendas puedan estar abiertas.

En muchos países europeos, la bicicleta está siendo promovida como un medio de transporte para evitar infecciones. En su opinión, ¿piensa que habrá un cambio de hábitos en el uso diario de la bicicleta como medio de transporte?

Lo creo. La bicicleta, de hecho, está siendo promovida como un medio de transporte para evitar infecciones. Es más, el transporte de carretera con vehículos motorizados es responsable del 70% de todas las emisiones de transporte, representando la principal causa de muertes y enfermedades vinculadas a la contaminación del aire. Las ciudades y los gobiernos no pueden retrasar más la transición hacia una movilidad más sostenible, saludable y ecológica, el foco de la cual tiene que ser el medio ambiente y la salud de las personas. 

Si quieres compartir...