• bikecracia
  • 05 de Ago, 2020

CONEBI y otras asociaciones creen que es necesario un mayor uso de la bicicleta para alcanzar los objetivos de sostenibilidad de la UE

Las asociaciones ciclistas europeas ECF, CONEBI y CIE participaron en la consulta pública sobre la hoja de ruta de la iniciativa de la Estrategia europea para una movilidad sostenible e inteligente, para subrayar el papel esencial que debe desempeñar el ciclismo en la consecución de los ambiciosos objetivos de la iniciativa.

La estrategia forma parte del Acuerdo Verde Europeo, que tiene por objeto lograr una reducción del 90% de las emisiones del transporte para 2050. La Comisión tiene la intención de adoptar una estrategia global de movilidad sostenible e inteligente para cumplir este objetivo y garantizar que el sector del transporte de la Unión Europea sea apto para una economía limpia, digital y moderna.

Las asociaciones de ciclistas coincidieron en señalar que el aumento del uso de la bicicleta en toda Europa es, con mucho, la medida más eficaz para ayudar a lograrlo y para acelerar el Acuerdo Verde de la UE, y que el uso de la bicicleta supone una contribución importante y de rápido crecimiento a la economía de la UE.

Por consiguiente, la Estrategia de la UE para una movilidad sostenible e inteligente debe comprometerse con este cambio modal esencial hacia un mayor uso de la bicicleta, con objetivos ambiciosos, políticas eficaces y una financiación sustancial.

Concretamente, las asociaciones europeas de ciclismo han hecho un llamamiento conjunto:

1) El tratamiento del ciclismo como un socio en igualdad de condiciones en el sistema de movilidad;

2) Una financiación de 6.000 millones de euros por parte de la UE para una infraestructura ciclista segura y de alta calidad;

3) La mejora del marco de la política de movilidad urbana de la UE;

4) La habilitación de un Fondo de Acceso a la Bicicleta Electrónica centralizado de la UE de 5.500 millones de euros para que los beneficios de las bicicletas electrónicas estén disponibles en todos los países de la UE y para estimular la creación de más empleos; y

5) Elaborar y aplicar una auténtica estrategia ciclista de la UE.

Jill Warren, codirectora ejecutiva de la ECF, comentaba que "simplemente no hay manera concebible de que la UE logre una reducción del 90% de las emisiones del transporte y coseche los enormes beneficios potenciales para el medio ambiente y la salud de los ciudadanos sin un cambio importante y adicional hacia el uso de la bicicleta, por lo que contamos con que la UE permita este cambio con objetivos claros, políticas eficaces y financiación adecuada".

El director general de la CONEBI, Manuel Marsilio, por su parte, explicaba "la industria de la bicicleta de la UE es un importante contribuyente a los objetivos de competitividad, innovación y movilidad sostenible e inteligente de la UE definidos en el Acuerdo Verde Europeo. En 2019, las ventas de bicicletas electrónicas aumentaron un 23% en comparación con 2018, lo que se tradujo en 3,4 millones de unidades vendidas y muestra un gran potencial para un cambio modal de transporte motorizado individual a más bicicletas".

El director general de CIE, Kevin Mayne, añadía que "en el período hasta el 2030 el ciclismo dará un rápido comienzo al Acuerdo Verde de la UE, basándose en la rápida transición al ciclismo que ya se ha visto en la recuperación de COVID19. El sector del ciclismo proporciona liderazgo industrial y establece nuevos hitos para que Europa sea una fuerza industrial líder en el transporte, tanto en movilidad sostenible como en movilidad conectada, por lo que la Estrategia de Movilidad Sostenible e Inteligente de la UE debe adoptar el ciclismo para ayudar a liberar su enorme potencial".

Lee aquí la información completa de la ECF, CIE y CONEBI sobre la consulta.

 

Si quieres compartir...