• bikecracia
  • 07 de Dic, 2020

"El bike, un laboratorio de sostenibilidad y mobilidad", la opinión de Toni Amat

"El bike, un laboratorio de sostenibilidad y mobilidad"

Recientemente hemos ido viendo y publicando la llegada al sector del bike de cada vez más marcas del sector de la automoción, ya sean del automóvil, de las motocicletas o de componentes de automoción, y siempre de la mano de las e-bikes.

Nombres como Husqvarna, Kymco, Ducati, Benelli, GasGas, Harley Davison, Malaguti  o Ducati conocidas marcas de motos, o BMW, Ferrari o Seat de automóviles, entre otras ya disponen de sus propios modelos de e-bike, cada uno siguiendo su filosofía, estilo e imagen de marca, ya sean deportivas, urbanas o de paseo. Yamaha, Bosch, Galfer o Polini son históricas marcas también del sector de la automoción que han cobrado mucho protagonismo en el sector de los componentes e-bike, especialmente las dos primeras que son los dos de los tres motores para e-bike pioneros y más preciados del momento.

A lo largo de la historia también hemos ido viendo la incorporación de tecnologías de la automoción en el mundo de la bicicleta, con muchos ejemplos claros como las horquillas y amortiguadores, recientemente los amortiguadores electrónicos, o los frenos de disco y últimamente en el apartado de las e-bikes su electrónica y conectividad que ya permite gestionar mediante aplicaciones todos los detalles del comportamiento de la bicicleta con diferentes programas de prestaciones, diagnostico de problemas o registro de rutas… O en materiales el carbono, por ejemplo, tan utilizado esta última década en el bike.
 
Pero ahora es la automoción la que se interesa por el mundo de la bici. ¿Que buscan estas marcas en un sector mucho más pequeño que el suyo, en cuanto a volúmenes de facturación se refiere y tecnológicamente un paso por detrás? Desde hace ya unos cuantos años todo el tema de la sostenibilidad, la salud y la movilidad han pasado a ser cada vez más un tema de interés general.  Una vez más, tanto el sector del automóvil como el de la moto empezaron antes que el del bike a desarrollar vehículos eléctricos, buscando vehículos menos contaminantes y más sostenibles, pero el camino no ha sido fácil y todavía no han conseguido vehículos atractivos y asequibles que permitan la rápida penetración que han tenido las e-bikes estos últimos años, ni el éxito o la moda que han generado. 
 
Dentro de la sostenibilidad, y preservar el planeta, cada vez son más las restricciones a vehículos motorizados al medio natural, esto también está provocando un traspaso de motoristas a e-bikers por ejemplo, a pesar de que también corremos el riesgo de que estas limitaciones también lleguen al bike, es más, en algunos casos ya están llegando.
    
Por otro lado, tenemos también el apartado salud, deporte, ejercicio y vida sana, cada vez más valorado y apreciado por el consumidor. Y aquí el tema de la pandemia ha acabado de impulsar estos dos factores, deportes al aire libre y el transporte sano, lejos de las aglomeraciones de metros y autobuses en horas punta y realizando ejercicio.
 
Por último y no menos importante todo el factor movilidad, hace tiempo que vemos la preocupación en las grandes ciudades por la contaminación, y las limitaciones de acceso a vehículos motorizado que ya se están aplicando tanto a zonas especificas de cada vez más ciudad. Todas estas son algunas de las razones impulsan a la industria de la automoción a interesarse por el bike y empezar a probar cosas en nuestro sector, como si de un laboratorio se tratara.
 
Todas son empresas del mundo de la automoción acostumbradas a trabajar con otros volúmenes, dimensiones y condiciones. Y además con canales y redes de distribución propias.
 
Toni Amat, director de Tradebike

Si quieres compartir...