• bikecracia
  • 11 de Mar, 2021

CONEBI se reúne con la Comisión Europea para hablar del futuro de las baterías

Cuando se anunció el European Green Deal en diciembre de 2019, también se incluyó la intención de revisar el marco normativo europeo para las baterías. Con ello, la UE pretende establecer un punto de referencia mundial para las baterías más sostenibles, en particular, basado en la seguridad, el diseño y la producción, la reutilización y el reciclaje. El grupo de trabajo Neuberger E-Bike de CONEBI ha analizado de cerca la propuesta de la UE para una nueva legislación sobre baterías y recientemente tuvo una reunión con la Comisión Europea, en la que se destacaron las posibles ventajas y los riesgos para la industria. CONEBI también participará directamente en un estudio organizado por el CCI, la agencia de investigación de la Comisión Europea.

En los últimos diez años, el mercado de las bicicletas eléctricas se ha multiplicado por diez. CONEBI reconoce que esto significa que hay una necesidad urgente de mejorar y armonizar la legislación sobre la sostenibilidad de las baterías. Desde la primavera de 2020, CONEBI ha apoyado activamente a la Comisión Europea en la preparación de la propuesta recientemente publicada para un nuevo Reglamento de Baterías de la UE. CONEBI da la bienvenida a esta propuesta, pero le gustaría destacar algunos temas específicos.

Un cambio importante en la propuesta es que las baterías de las e-bikes serán clasificadas como baterías portátiles, similares a otras baterías que son frecuentemente manejadas por los consumidores, en lugar de baterías industriales, como es el caso actualmente. Además, se propone una nueva subcategoría para las baterías de "medios de transporte ligeros". El sector de la bicicleta espera que esto permita establecer sistemas de recogida específicos para ese tipo de baterías.

Sin embargo, también hay varios aspectos que tendrán que aclararse más, como algunas de las definiciones. Por ejemplo, las baterías portátiles tienen actualmente un límite de 5 kg, lo que podría suponer un problema para las baterías de las bicicletas eléctricas, ya que en los últimos años han aumentado su capacidad y, por tanto, su peso. Además, las baterías de los "medios de transporte ligeros" se limitan actualmente a los "vehículos que tienen un motor eléctrico de menos de 750W", lo que situaría a las baterías de los EPAC, los S-EPAC y los ciclos con motor en dos categorías diferentes. En su lugar, el CONEBI propone basar los límites en la capacidad energética de las baterías y sugiere 2kWh como límite.

Mientras que la industria de la bicicleta ha sido durante mucho tiempo una defensora de la longevidad y la reparabilidad de su producto, contribuyendo a la economía circular - ya sea mediante el cambio de neumáticos, la sustitución de los sistemas de frenos o la reparación de las unidades de accionamiento - hay que decir que permitir la reparación y la refabricación de las baterías es poco aconsejable. En la actualidad, no existe un marco jurídico y técnico sólido para la reparación y refabricación (a veces denominada reacondicionamiento) de las baterías: por ello, CONEBI desaconseja encarecidamente que se facilite la reparación o refabricación de las baterías en general, y especialmente a terceros no autorizados.

Las baterías de iones de litio, y por lo tanto las baterías de las e-bikes, tienen que pasar estrictas pruebas en la certificación de los productos y son tratadas como mercancías peligrosas por la legislación internacional por una razón. Sólo los respectivos fabricantes de baterías tienen un conocimiento completo de su producto, así como de toda la cadena de seguridad, y pueden asegurarse de que los paquetes o sistemas de baterías son seguros para el consumidor. Es importante que el consumidor reciba un producto seguro, fiable y certificado a partir de un proceso de diseño y producción bien controlado. Esto sólo puede garantizarlo el productor. Una pila que haya sido manipulada tiene menos probabilidades de cumplir esas estrictas normas de seguridad.

Por último, pero no menos importante, la propuesta de la Comisión Europea introduce una doble legislación sobre la restricción de sustancias peligrosas. Todos los requisitos relacionados con las sustancias químicas de las pilas están y deben seguir estando contemplados en el Reglamento REACH (CE) nº 1907/2006, así como en la Directiva RoHS 2011/65/UE. Por lo tanto, la propuesta de una nueva competencia para que la Comisión de la UE regule las sustancias peligrosas fuera de los marcos REACH y RoHS es preocupante. El proyecto de reglamento debe ser coherente con otros marcos normativos.

La propuesta será discutida por la Comisión Europea con los demás legisladores de la UE, con el objetivo de encontrar un acuerdo legislativo que se traduzca en la próxima legislación de la UE sobre pilas. CONEBI ha mantenido recientemente una reunión con la Comisión Europea para poner de manifiesto los puntos de vista de la industria de la bicicleta y ha sido invitada a participar en un estudio del Centro Común de Investigación (CCI) de la UE para contribuir al desarrollo posterior de la legislación.

El objetivo de CONEBI es garantizar que el nuevo marco normativo de la UE para las baterías mejore los requisitos para todas las baterías de las bicicletas eléctricas. Esto permitiría a las industrias de las bicicletas eléctricas y de los recambios y accesorios en Europa experimentar un crecimiento continuo, aumentar la competitividad en el mercado, contribuir a una movilidad sostenible y saludable, así como garantizar los más altos niveles de seguridad para los consumidores europeos.

Si quieres compartir...