• componentes
  • 23 de Mar, 2020

Selle Italia presenta la Flite Boost: un sillín ganador de alto rendimiento

En 1990 Selle Italia presentó Flite, y la historia de los sillines cambió radicalmente abriendo camino, en el mercado internacional del ciclismo, al accesorio funcional y ultraligero, hasta convertirse en un sillín de culto entre aficionados y profesionales. Un modelo icónico que ha capturado los corazones de los nombres más importantes del ciclismo y ha logrado victorias tanto en las grandes carreras por etapas como en las clásicas. Y hoy, después de tres décadas de historia, Flite Boost, la vanguardia en sillines de alto rendimiento sale de la fábrica de Asolo.

Amada por grandes campeones como Marco Pantani y Philippe Gilbert, el Flite de Selle Italia ha escrito la historia de la compañía italiana, durante más de un siglo un símbolo del ciclismo de calidad. Una familia de productos con 30 años de historia que responde a tres exigencias del ciclismo moderno, alto rendimiento, ligereza y confort, y que en 2020 se renueva con un modelo capaz de satisfacer las necesidades actuales de profesionales y aficionados: el Flite Boost.

Caracterizada por una forma corta y compacta, el Flite Boost tiene una longitud de 248 mm y recuerda la clásica forma en «T» de todos los Flite. Un producto totalmente hecho en Italia que hizo su primera aparición durante los Campeonatos Mundiales de Ciclocross de 2020 en la bicicleta del as Mathieu Van der Poel, acompañando al holandés a la victoria. El Flite Boost conserva el mismo estilo elegante que sus predecesores y añade más comodidad al tradicional asiento plano de la familia Flite. El nuevo sillín tiene altas prestaciones gracias a su forma compacta y aerodinámica, y desde el punto de vista estilístico, lo notarán porque en los bordes del sillín destaca la versión revisada del logo producido por Selle Italia, con un corte dinámico que recuerda el impulso del pedaleo.

Disponible en tres versiones, con rieles de Kit Carbonio, TI316 o Manganeso (TM) y en los clásicos 4 tamaños de idmatch: S1/L1 (sin agujero central) y S3/L3 con un agujero central Superflow. También se confirma que el Flite Boost es un sillín de bajo peso: la versión Kit Carbonio Superflow (S3) pesa solo 157 gramos mientras que la versión sin agujero (S1), 162 gramos, y así sucesivamente hasta la versión con raíl de Manganeso (TM) que, en la dimensión idmatch L1, pesa 243 gramos.

Un producto de excelencia, elegante y dedicado al rendimiento, que promete continuar una larga tradición de éxito.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.