• componentes
  • 16 de Sep, 2020

Los dos sillines de Selle Italia en el Tour de Francia 2020

Selle Italia es una marca histórica, y como tal, está muy presente en cada una de las etapas del Tour de Francia 2020, gracias a los corredores de los equipos Pro Tour que confían en la marca italiana como proveedor oficial de sus sillines. Se trata del Lotto Soudal, NTT Pro Cycling, Arkea Samsic e Israel Start-Up Nation, que además de competir con los sillines, trabajan con Selle Italia para desarrollar y mejorar tanto los aspectos técnicos de los productos como la propia marca.

Y... ¿qué sillines son los que podemos ver en la competición? Concretamente, los más icónicos de la marca, los sillines SLR Boost y Flite Boost:

SLR Boost, el sillín por excelencia de los corredores

El sillín más emblemático de Selle Italia, el SLR, que durante años ha sido el referente en cuanto a estilo, prestaciones, comodidad y ligereza, ha evolucionado hasta convertirse en el SLR Boost, con el objetivo de consolidar su mito de pura raza en las competiciones.

No es de extrañar que el SLR Boost Superflow sea uno de los sillines preferidos por los corredores, su forma Boost más corta, una zona de apoyo muy trabajada para el máximo confort y desarrollo de potencia, su amplio canal Superflow y su extrema ligereza hacen del SLR una fácil elección para cualquiera al que le preocupe su rendimiento.

Desde el pasado marzo, está disponible la versión Pro Team. Los aficionados pueden acceder al mismo diseño que montan los corredores profesionales, con unos grafismos muy atractivos y que resaltan la innovación y pasión por el ciclismo de Selle Italia.

Flite Boost, la tradición continúa

La última evolución del modelo Flite Boost mantiene el concepto que lo ha llevado al éxito, pero aplicando las últimas tecnologías e innovaciones al diseño para alcanzar cotas de rendimiento nunca vistas.

El nuevo Flite mantiene las formas planas para el apoyo que tanto han gustado siempre a sus usuarios pero implementa el diseño Boost de Selle Italia, la punta del sillín es ahora 27 mm más corta, quedando su longitud en 247 mm, y esto no es un mero detalle estético o que siga una moda, los sillines con diseño Boost permiten al ciclista encontrar la posición ideal fácilmente y, por tanto, mejorar su estabilidad y confort al tiempo que su adaptabilidad y eficiencia se ven aumentadas.

 

Si quieres compartir...