• componentes
  • 07 de Jun, 2021

La marca alemana SKS cumple 100 años y entrevistamos a su Export Manager

El fabricante de accesorios para bicicletas SKS GERMANY celebra este año su centenario. ¿Podría describirnos y presentarnos su empresa?
La empresa familiar está dirigida por la cuarta generación y cuenta con una larga historia. La historia de éxito comenzó con la fundación de la empresa por Karl Scheffer-Klute en 1921. La empresa entró en el negocio de las bicicletas en 1932 con el inicio de la producción de bombas de aire.

El avance decisivo se produjo en la década de 1950 con el inicio de la producción de bombas de aire de plástico. En 1983, la empresa marcó el rumbo de su crecimiento con la producción de guardabarros. A principios de los años 90, SKS GERMANY se convirtió finalmente en líder del mercado de equipamiento original para bicicletas en 60 países de todo el mundo. Hasta el día de hoy, SKS GERMANY ha sido capaz de ampliar su posición en el mercado en el campo de los guardabarros y actualmente puede llamarse el líder del mercado de la UE en el campo de los guardabarros de plástico.

¿Sigue siendo posible producir de forma competitiva en Alemania frente a la competencia asiática?
Sin duda alguna. Como empresa familiar, SKS GERMANY está arraigada en la región desde hace 100 años y así seguirá siendo. Durante la pandemia de Corona, se hizo evidente que las entregas desde el Lejano Oriente ya no funcionaban bien. Contamos con una buena infraestructura en Alemania, que hace posible cadenas de suministro y rutas cortas. Otras ventajas son la flexibilidad de las capacidades de producción, la capacidad de entrega y una elevada promesa de calidad.
¿Qué cree que representa el sello de calidad "Made in Germany"?
Por la capacidad de ingeniería, el espíritu innovador y la calidad de primera clase. Desde el desarrollo y el diseño de los productos hasta las pruebas, llevamos a cabo un control de calidad continuo en nuestras instalaciones durante todo el proceso. Además de la producción energéticamente eficiente, la sostenibilidad también desempeña un papel importante: Muchas piezas de recambio siguen estando disponibles años después de la compra, por lo que los productos de SKS GERMANY pueden utilizarse durante mucho tiempo.

¿Cuáles son sus objetivos en el mercado español?
En uno de los mayores mercados de Europa, queremos estar presentes como fabricante líder de accesorios para bicicletas y aumentar el conocimiento de nuestra marca. Nuestro objetivo es inspirar a nuevos clientes en España con una gama de productos en constante crecimiento. Nuestra estrategia "Made in Germany" apoyará sin duda la comercialización con éxito a largo plazo.

¿Cuál es la categoría de productos más fuerte para ustedes en España?
Nuestra categoría más fuerte es sin duda la de las bombas de aire, que hasta ahora se han vendido bien en España. Por ejemplo, nuestro producto de culto, el RENNKOMPRESSOR, es muy popular entre los franceses. También hemos visto aumentar las ventas en el sector de los guardabarros.

Además de las herramientas compactas para bicicletas, los protectores de cadena, las botellas, los portabidones, las bolsas y los productos de mantenimiento, se han integrado en la gama SKS un sistema de soporte para smartphones con carga inalámbrica y un sensor de control de la presión de los neumáticos. ¿Cuál es el resultado de esta introducción? ¿Cuáles son sus otras innovaciones?
Con nuestro soporte para teléfonos móviles COMPIT y el sensor de control de la presión de los neumáticos AIRSPY, ofrecemos productos digitales que conectan la movilidad en bicicleta de forma inteligente. El lanzamiento al mercado tuvo mucho éxito y confirma que hemos dado en el clavo de la época. Además de la ampliación de la gama de productos digitales, este año está prevista una nueva serie de bombas de pie que transmite los valores de la empresa: La sencillez, la fiabilidad y la continuidad. ¡Así que sigue siendo emocionante!
 

Si quieres compartir...