• distribución
  • 30 de Jun, 2020

El ciclo "Diálogos con el sector" apunta a la logística y la digitalización como puntos clave para el futuro

El pasado martes se celebró el segundo de los ciclos “Diálogos con el sector” organizados por Afydad con el apoyo de Plyzer Intelligence y Sportmas. Esta segunda sesión se centró en un aspecto tan importante, sobre todo ahora, como la logística, y contó con la participación de Pere Roca, Director General de Districenter; Teo Prat, General Manager de Comercial Group, Susana León, Business director de PLyzer Intelligence; y David Martín, CEO de Tradeinn. El debate estuvo moderado por Pilar Riaño, fundadora de Palco 23 y Modaes.es.

El encuento se abrió con una pregunta clara de Pilar Riaño: ¿la crisis de la Covid19 ha transformado la logística? El máximo responsable de Tradeinn, David Martín, fue claro: “No ha habido muchos cambios, pero sí que se han notado retrasos, previsibles, porque muchas empresas no operaban al 100%, porque la producción ha bajado… Pero la nueva normalidad no va a cambiar mucho las cosas para quines vamos a tener la suerte de poder seguir trabajando. Quizás sí que nos obligará a tener más stock por si hay alguna recaída y, así, minimizar el impacto de una siguiente crisis. Pero salvo en este sentido, las cosas no cambiarán mucho”.

En el mundo del deporte y la moda, por ejemplo, donde se trabaja con ciclos muy cortos y con un gran volumen de producción en Asia, hay que proponer nuevos modelos operativos, y de transformación digital, para poder trabajar de una forma más flexible

Para Pere Roca, sí que se han dado algunos cambios importantes. “Hemos pasado una situación de cambio -explica-. Había mucha demanda y poca capacidad distributiva porque las empresas tenían una actividad limitada. Y hay que aprender se ello. El futuro dependerá de cómo responden a estos cambios los retailers tradicionales. El confinamiento nos ha transformado, nos ha hecho replantearnos nuestras relaciones con nuestro entorno… Las relaciones van a ser mucho más directas con el consumidor y eso sí va a transformar la distribución. La velocidad de la transformación será mucho más rápida… y tiene que estar acompañada de un cambio en la distribución para asumir esa nueva demanda”.

Para Teo Prat, “el coronavirus ha parado ciertas operaciones logísticas, como las del comercio físico o las de las pruebas, pero en cambio en el comercio online se han multiplicado. Y eso ha generado muchos problemas en las entregas y, sobre todo, en el llamado primer transporte. Cambios no habrá muchos, pero los que haya estarán muy marcados por la evolución tecnológica y por el colapso de las ciudades”.

Para cerrar esta primera parte de la sesión, Susana León quiso destacar que “en estos próximos meses habrá que hacer un análisis de los problemas que ha habido durante esta crisisi. Hay que hacer un plan de riesgos y analizar esas vulnerabilidades, analizar el modelo actual y ver en qué podemos mejorarlo y cómo podemos mejorar la flexibilidad para correr menos riesgos. En el mundo del deporte y la moda, por ejemplo, donde se trabaja con ciclos muy cortos y con un gran volumen de producción en Asia, hay que proponer nuevos modelos operativos, y de transformación digital, para poder trabajar de una forma más flexible”

¿Ganará peso el ecommerce tras su “éxito” durante la crisis del coronavirus? La respuesta es sí. Y todos los participantes en el debate coincidieron en ello. Con matices. Para Susana León, “el ecommerce es un modelo que gana peso, pero la tienda física no desaparecerá. Lo que necesita la tienda física son soluciones que les ayuden a controlar la disponibilidad en los diferentes puntos de venta y tener una optimización de stocks y de transporte. Y sobre todo, tendrá que empezar a entender que el consumidor final se ha convertido en el centro de todas las estrategias”.

Para Pere Roca “el comercio físico tiene que apostar por el ecommerce, y en este sentido la logística será importante, pero también lo será la digitalización. Son dos aspectos necesario y que van muy ligados. Durante la pandemia muchos operadores no han podido aprovechar el stock que tenían por la falta de digitalización, y es en esto en lo que tienen que cambiar el comercio y la logística si quieren dar una respuesta más rápida y sostenible a los requerimientos del consumidor”.
Para David Martín, que lidera uno de los ecommerce más exitosos a nivel internacional, “con el Covid se ha adelantado 2 o 3 años lo que iba a pasar: el consumidor ha perdido el miedo a comprar y eso ha hecho que se disparasen las ventas. De todas maneras, creo que tanto en el comercio físico como en el online, más que en la omnicanalidad, hay que apostar sí o sí por la diversificación. De marcas, de países, de categorías… Lo más caro es tener stock, lo demás es menos complejo”.

Si tenemos un buen servicio de logística inversa, aunque implique un coste, podemos traducirlo en una mayor satisfacción del cliente, y eso siempre se acaba traduciendo en más ventas.

El RFID fue otro de los protagonistas del debate. Su papel es fundamental a la hora de optimizar inventario, controlar el producto, ganar agilidad, reducir riesgos de roturas… pero para que sea lo más “efectivo” posible, “es importante que venga de origen”. Como explica Pere Roca, “hay que trabajar mucho en la trazabilidad desde un punto de vista global. El cliente quiere saber de dónde viene y cuándo llega un producto. Las marcas, en sus plataformas online, han invertido mucho en gestión de venta, pero poco en la gestión del envío. Hay que acompañar la experiencia de compra mucho más allá del carrito, y eso se hace con la trazabilidad”. “Cuando hemos pagado el producto -explica Roca-, nuestra relación ya no es con la marca o la tienda, es con un operador logístico, y eso no tiene mucho sentido”.

Después de un breve análisis de cómo se adaptará la logística a una nueva realidad en la que puede haber nuevos rebrotes y, por lo tanto, nuevos confinamientos (“el consumidor tendrá que aceptar que las entregas no siempre podrán ser rápidas y lo importante, desde el punto de vista logístico, será que el consumidor esté informado de dónde está su paquete y cuándo le llegara”) se puso sobre la mesa el que sin duda ha sido uno de los temas más controvertidos en los últimos años en cuanto a la logistica: las devoluciones o logística inversa.

David Martín explicó que en Tradeinn, las devoluciones, a nivel global, no llegan al 10% (“unas 2.000 al día”) y “aunque evidentemente ello implica un gasto, si se gestiona bien es perfectamente asumible y es un aspecto clave para la satisfacción del cliente”. “Lo importante -ha añadido Martín- no es si hay 10 o 2.000 devoluciones, lo importante es gestionar bien esas devoluciones. Si se hace bien, el coste es irrelevante”. Un punto de vista que ha compartido Pere Roca, para quien “desde una perspectiva de coste, la logística inversa evidentemente es costosa, pero puede convertirse en una oportunidad. Es una tendencia que, además, irá al alza y cada vez habrá más devoluciones, porque entre otras cosas, esta capacidad de devolver las compras es uno de los factores que el consumidor valora más. Si tenemos un buen servicio de logística inversa, aunque implique un coste, podemos traducirlo en una mayor satisfacción del cliente, y eso siempre se acaba traduciendo en más ventas”.

La príma sesión, dedicada al RETAIL, tendrá lugar el próximo 7 de julio de 10:00h a 11:00h.

Si quieres compartir...