• distribución
  • 23 de Dic, 2021

J. L. Pardo (COMET): "Si la sociedad quiere ir en bici, iremos en bici."

  • José Luis Pardo, director de COMET

Entrevistamos a José Luis Pardo, director de COMET.

- Miramos la lista de marcas distribuidas por COMET y nos entra vértigo. Más de 130 años de historia dan para mucho. Esta no es una empresa cualquiera en el sector del bike, precisamente. Ahora estamos saliendo de una situación pandémica que lo ha cambiado todo. ¿Cómo sale COMET de ella?

Llevamos tiempo queriendo salir de una situación a la que nadie nos hubiera gustado entrar, ¿la pregunta es si salimos para volver a dónde estábamos o nos encaminamos a una situación diferente? Para mí la respuesta es que hemos cambiado, y parte del cambio ha afectado positivamente a nuestro sector. Hemos visto como espontáneamente el uso de la bicicleta se ha incrementado y tanto la sociedad como las administraciones hemos convenido que pedalear comporta beneficios a muy diversos niveles.

COMET, una empresa con más de 130 años, ha demostrado una gran capacidad de adaptación en cualquier circunstancia y la pandemia no ha sido diferente. Nuestro equipo tiene la mejora continua en su ADN, nos hemos anticipado con decisiones que han beneficiado a nuestros proveedores, los empleados, nuestros clientes y a los consumidores. 

Estamos muy orgullosos del nivel de servicio que hemos podido ofrecer en circunstancias tremendamente adversas y nos reconforta recibir el reconocimiento del mercado.

- El “boom” del sector bike es evidente. Como experto en el mercado, ¿crees que es una burbuja que va a estallar o estamos ante una nueva situación que ha venido para quedarse?

Por definición una burbuja económica se produce cuando los precios suben fruto de una tendencia especulativa y el mercado crece empujado por una oferta agresiva que se sostiene exclusivamente por la demanda que compra para vender a corto plazo para obtener un beneficio.

Si hablamos de bicicletas, componentes y accesorios no se dan ninguna de las dos situaciones que te comento; los precios se han adaptado por el encarecimiento de materias primas y el transporte, pero no más allá de eso, y la oferta sigue estando descompensada con la demanda.  

- ¿No hay miedo a un exceso de oferta?

No parece que esto pueda suceder a corto plazo, para que esto suceda o bien la oferta se incrementa muchísimo lo cuál no parece viable por la capacidad de producción o la demanda se reduce. Si hacemos bien las cosas y aprovechamos el momento para un impulso de la bicicleta que nos lleve a niveles de otros países de Europa no sólo no se reducirá, sino que aumentará.

- ¿Cuáles son los problemas más graves con los que se encuentran los proveedores?

Entregar sus pedidos; es un verdadero quebradero de cabeza para las marcas en general. Dificultades de acceso a algunas materias primas y componentes, fábricas a su máxima capacidad y dificultades en el transporte. 

Pero en este escenario hay que mencionar que nuestro sector se ha adaptado, los fabricantes han incrementado sus turnos y capacidades, COMET ha anticipado pedidos para nuestros clientes y estos últimos han colaborado con nosotros de forma muy eficiente en términos de planificación.

Cabe también agradecer a las tiendas y los consumidores la aceptación del cambio de paradigma al entender los motivos que están causando que los plazos de entrega ya no sean los que estábamos acostumbrados.

- Debido a la transformación digital, ¿no existe un miedo a acabar siendo completamente engullidos por gigantes digitales y que al final todas las marcas vendan desde un mismo lugar?

No, los vectores del éxito de una empresa en el sector de las bicicletas son la disponibilidad, el asesoramiento y el servicio. Los tres componentes son accesibles para cualquier operador digital o físico. Lo importante es competir en las áreas en las que cada uno es excelente y mayores ventajas puede ofrecer a sus clientes. 

Hay espacio para todos menos para los que no sepan o quieran adaptarse.

- El e-commerce incrementó durante el confinamiento. ¿Se mantiene el peso del online o la gente vuelve a comprar en calle?

Hubo un momento en el que no se podía ir a las tiendas a comprar y la única opción era internet. Desde que las tiendas reabrieron recibieron visitas de compradores. En un mercado en el que la facturación global ha crecido significativamente, todos hemos crecido.

- No hace mucho publicamos un artículo sobre la enorme dimensión y consecuencias que está generando la crisis energética en China… ¿Cómo ha empezado afectar al sector esta crisis? ¿Es un peligro inmediato?

Vuestro artículo explicaba perfectamente la situación: racionalización del consumo de energía por el aumento de los precios y las emisiones que genera y en consecuencia ralentización de la producción. También referíais sectores diversos que podrían verse afectados; automoción o móviles a la vez que otros medios de comunicación hablan de una posible escasez de juguetes.

Nos veremos afectados como el resto de los sectores que dependen de su fabricación en Asia o algunos de los componentes. Otro indicador más de que un exceso de oferta no es previsible a corto plazo.

COMET distribuye marcas fabricadas en muchos países, no sólo China. Contamos con proveedores muy confiables en EEUU y Europa; España, Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania, Holanda, …  

- ¿Cuáles son los retos más inmediatos de COMET?

Anticiparnos como llevamos haciendo mucho tiempo, saber leer las señales y operar a futuro. 

El equipo de COMET trabaja ya adaptado a esta situación para ofrecer soluciones a nuestros clientes, como te he comentado antes lo llevamos en la sangre y sólo sabemos hacerlo así. 

- ¿Qué proyecto es del que estás más satisfecho?

Mejoras en nuestras instalaciones, ampliación de la capacidad de almacenamiento y logística, turnos de servicio en nuestro almacén, coordinación de entregas, nuevas líneas de embalaje, conexiones digitales con nuestros proveedores y clientes, ampliación del portfolio, ampliación de nuestra penetración en Francia.

Pero déjame decirte que estos proyectos los han hecho las personas, y eso es de lo que estoy más satisfecho, COMET son 118 personas que trabajamos en equipo, liderando siempre con el ejemplo y que ponemos nuestra energía y entusiasmo en ser los mejores cada día para satisfacer a nuestros clientes.

Deseo que se puedan seguir retomando las pruebas deportivas en todas sus modalidades y aforos como antes.

- Mirando hacia atrás en el tiempo, con toda la historia de COMET, ¿qué cambios recientes crees que han sido los más fundamentales para estar en la situación actual?

No es un cambio, es una evolución, saber adaptarnos con anticipación. 

- Hablemos del sector bike… nos gustaría que nos hablaras de cómo ves su futuro, ¿hacia dónde va?

En los últimos dos años los medios han hablado intensamente de la bicicleta en su versión urbana como medio de transporte y una solución eficiente con impacto sobre la salud, el medio ambiente, el bienestar y la economía. En este ámbito no hay marcha atrás, hemos entrado en la vía de la popularización de la bicicleta como elemento imprescindible en las ciudades. Espero que en pocos años la bicicleta sea un elemento normal en nuestra cotidianeidad y me sentiré muy feliz cuando todos los colegios e institutos tengan un aparcamiento de bicicletas porque significará que irán pedaleando.

A nivel deportivo seguimos creciendo en usuarios en todas las disciplinas, carretera, mtb, gravel, … Deseo que se puedan seguir retomando las pruebas deportivas en todas sus modalidades y aforos como antes. 

Y además si unimos ambos ámbitos y el incremento de los usuarios urbanos provocará un interés deportivo; el crecimiento de la bicicleta de ciudad es en muchas ocasiones una gran puerta de entrada para otras modalidades.

- ¿Crees que los gobiernos están impulsando suficientemente la bicicleta?

Claramente no. Podemos hablar de algunas excepciones en ciudades muy concretas, pero a nivel estatal se han anunciado algunas partidas presupuestarias muy modestas que por el momento no han tenido concreción en ninguna medida visible. La bicicleta sigue fuera de los grandes planes de inversión en movilidad. 

Sin pensar en los países que cuentan con infraestructuras excelentes desde hace años otros más cercanos como es el caso de Francia han avanzado a un ritmo mucho más eficaz que nosotros.

Seguimos en una declaración de voluntades y nos falta dar el paso. En términos generales hay un gran consenso sobre los beneficios individuales y colectivos de moverse sobre dos ruedas, ahora sólo falta hacerlo.

- ¿Qué más crees que se debería hacer/impulsar?

Confiar en que las medidas más tarde o más temprano se van a adoptar, pero a la vez, ser conscientes de que nosotros como sociedad y en especial las empresas tenemos mucho que hacer, promover el uso de la bicicleta en nuestro entorno, facilitar a los empleados que vengan al trabajo en bici, ofrecerles aparcamientos seguros y otros incentivos. 

Si la sociedad quiere ir en bici, iremos en bici. El futuro del ciclismo es un mejor futuro para la humanidad y el planeta.

 

Entrevista publicada en el número 64 de Tradebike.

Si quieres compartir...