• e-bike
  • 12 de Dic, 2018

Opinión: eBikes, ¿principio del fin?

Por Ignacio Peralta

En los últimos años hemos visto la eclosión indiscutible de las bicicletas eléctricas de una manera exponencial. El número de ventas de este tipo de modelos ha subido de manera espectacular, aliviando y ayudando a las ventas del canal ciclista de una manera considerable. En muchos casos se puede decir que son las que están salvando los números tanto a marcas como a establecimientos.

Esta subida en ventas y en número de unidades se ha producido tanto en España como en el resto de los países europeos. En este sentido, a nivel nacional en el año 2017 vimos como se llegaba a la cifra de algo más de 72.000 unidades vendidas, lo que suponía un crecimiento con respecto al año anterior de casi un 80%. Fantástico. Hasta aquí, muy en línea con todo el sector. Ahora bien, lo que choca de nuestras cifras con respecto a la de otros países es la proporción por subcategoría dentro de la categoría de eléctricas. Por poner un ejemplo, nuestros vecinos del Pirineo mantienen prácticamente de manera inversa el ratio de venta Urbanas vs MTB.

Que una gran parte de estas bicicletas se vendan para uso urbano está dentro de lo esperado. Ayudan a los desplazamientos largos en ciudades, fomentan la sostenibilidad del trasporte, te ayudan a no llegar acalorado e incluso sudado al trabajo y así, muchos beneficios más. Y esto es lo que ocurren en gran parte de las ventas de este tipo de bicicletas en los países vecinos. Sin embargo, en el caso de España una gran proporción de las bicicletas eléctricas que se venden son de la subcategoría MTB (cerca de un 80%). Cuando menos, llamativo.

Las eBikes ayudan a las ventas del canal ciclista considerablemente. Están salvando los números tanto a marcas como a establecimientos

Este dato puede tener múltiples lecturas. Una de ellas puede ser que en España una enorme proporción de los practicantes de ciclismo presentan una edad media elevada (situación que ya se comentaba recientemente en la revista y que nos debería preocupar) y que ven en este tipo de modelos una oportunidad para poder seguir practicando su deporte favorito, tanto en la cantidad de kilómetros recorridos como en la dificultad de los mismos. Otro punto de vista puede ser que en España, a diferencia de otros países de la Unión Europea, el uso de la bicicleta como transporte urbano no está tan generalizado entre la población, a la vez que las ciudades no están tan preparadas o adaptadas para ello. Por no hablar de los desplazamientos entre poblaciones.

En cualquier caso, y con independencia del motivo por el que ocurre este hecho, lo que nos debería preocupar es si, de algún modo, con la entrada masiva de este tipo de bicicletas en la categoría MTB estamos renunciando sin darnos cuenta a la verdadera esencia del nuestro deporte. Si estamos renunciando a valores o sentimientos como el esfuerzo, el afán de superación, la salud. Si algo tiene el ciclismo es la posibilidad de desplazarse a lugares lejanos, con un esfuerzo moderado; que permite ser practicando hasta una edad muy avanzada, consiguiendo mantener nuestra salud y estado físico por muchos años.

Nos deberíamos preocupar si con la entrada de las eBikes en la categoría MTB estamos renunciando a la verdadera esencia de nuestro deporte

Por este motivo, no deja de sorprenderme este hecho y me hace reflexionar hacia dónde evolucionará el ciclismo tal y como lo conocemos hasta ahora, o por lo menos, en nuestro país. Y esto no significa que esté en contra de las ventas de este tipo de bicicletas, ni mucho menos. Todo lo que ayude a que la industria crezca, siga avanzando y se afiance, es bienvenido. Ahora bien, en este crecimiento, en esta evolución que se está dando, debemos de estar atentos a seguir potenciando y destacando los principales valores que el ciclismo y su práctica dispone. Será responsabilidad de todos los que formamos parte del sector la de continuar motivando a miles de aficionados a seguir practicando su deporte favorito, en estado puro. Ayudarse de las nuevas innovaciones, sí, claro, pero con moderación y sin perder de vista la esencia de éste. Igualmente, los bosques nos lo agradecerán.

Sigamos por tanto pedaleando, sigamos evolucionando, sigamos creciendo, pero no dejemos que los árboles no nos dejen ver el bosque, que un exceso de ambición mitigue o incluso extinga lo que hizo o hace grande a este deporte.

Si quieres compartir...   


Comentarios (1)

1 | CARLOS | 13/12/2018 - 11:32

Y te olvidas de otro hándicap que ya ha llegado y puede expandirse, y es que la bici eléctrica depende de un componente eléctrico donde el know how y el expertise están fuera del sector bici, y ya hay marcas de movilidad urbana lanzando bicis que conquistarán parte del mercado de mobility seguramente, e incluso pueden penetrar también en el campo de MTB

Ver más comentarios

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.