• mountain bike
  • 03 de Abr, 2019

La esencia VolCAT llega a la Costa Brava con un éxito abrumador

Unos recorridos, un entorno y unos paisajes sin igual. Así es la Costa Brava, uno de los territorios más conocidos y turísticos del mundo por su prestigioso litoral. Pero también es un escenario ideal para la práctica del Mountain Bike gracias a sus recorridos de montaña y sus amplias zonas de bosque. Si en algún lugar la VolCAT quería extender su sello de calidad, la Costa Brava era el indicado, el elegido. Con el centro neurálgico en la localidad de Calonge i Sant Antoni, más de 700 ciclistas de más de 10 nacionalidades se adentraron en dos etapas duras y exigentes, pero a la vez espectaculares para gozar al máximo del MTB, por la zona de Les Gavarres.

La primera etapa, la del sábado 16, recorría la zona oeste de las Gavarres en sus 69 kilómetros y 2.200 metros de desnivel positivo. Ésta se caracterizó por ser una etapa que combinaba una gran cantidad de singletracks totalmente ciclables y pistas, con largas subidas (como la cima a más de 500 metros del Puig d’Arques) y bajadas en un terreno muy variable (tramos de piedras, ríos, zonas de arena,…). A destacar la muy bien señalización del recorrido durante sus casi 70 kilómetros, en pocos puntos podía haber confusión sobre qué camino tomar, y, además, los tres avituallamientos gestionados por el CCBaixTer se encontraban en puntos perfectos para que no faltara de nada al corredor. Es más, en diferentes puntos del recorrido donde no había avituallamiento, por ejemplo, antes de la larga subida al Puig d’Arques, personal de la organización ponía a disposición agua para aquellos corredores que iban justos de refrigerio.

La segunda etapa, llevada a cabo el domingo 17, recorría la zona este de las Gavarres y transcurría por los parajes naturales de las localidades de Mont-Ras y Vall-llobrega. Con un perfil ligeramente más suave que la etapa anterior, tenía 56 kilómetros y 1.900 metros de desnivel positivo. A diferencia de la primera, era una etapa más corta pero totalmente rompe piernas por un terreno más pedregoso y seco. Las subidas y las bajadas no eran excesivamente largas (más cortas que la primera etapa), pero no por eso menos duras, ya que se caracterizaban por fuertes pendientes y una mayor dificultad técnica debido a la gran cantidad de piedras de los diferentes senderos recorridos. La segunda etapa disponía, igual que el primer día, de tres avituallamientos y con una señalización que volvía a ser inmejorable.

A nivel general, la organización ha sido muy buena. Nada a extrañar teniendo en cuenta la calidad de Ocisport y de todos los eventos que organizan, muchos de renombre y prestigio internacional. El recorrido de los dos días permitía conocer la gran diversidad de pistas, caminos y senderos que dispone Les Gavarres. El trazado, por lo tanto, es un privilegio para cualquier aficionado al MTB y dejó a muchos boquiabiertos. Además, los diferentes servicios ofrecidos al corredor durante todo el fin de semana son todos los que un ciclista necesita para que no se haya de preocupar de nada más que de pedalear y disfrutar.

El recorrido de los dos días permitía conocer la gran diversidad de pistas, caminos y senderos que dispone Les Gavarres

Hay que destacar el bonito ambiente que hubo una vez finalizadas las etapas, donde la organización ofrecía comida y todo lo necesario a todos los corredores, pudiendo así comentar las diferentes impresiones e intercambiar opiniones de cada uno una vez recuperado el aire perdido en ambas largas etapas. La organización también facilitó las instalaciones del pabellón de Calonge i Sant Antoni para poder ducharse una vez finalizada la etapa y, también, poder limpiar las bicicletas. Sin duda, una experiencia inolvidable para los participantes, que no dudarán en repetir en la segunda edición.

El nivel tampoco faltó a la cita. Y, a pesar que para muchos el objetivo principal era disfrutar del MTB y de los recorridos propuestos, aguantar los dos días y poder proclamarse Finishers, muchos de los pros salieron a por todas para que su nombre se inscribiera eternamente en la historia de la VolCAT Costa Brava, como ganadores de la primera edición de la prueba. Los grandes favoritos eran los corredores del DMT Racing Team, el excampeón del Mundo Tiago Ferreira, Hans Becking y Jose Dias; junto al corredor del Bulls Team, Stauffer Hansueli.

En el inicio de la primera jornada, Ferreira y Hansueli lograron una pequeña ventaja de 20 segundos respecto a sus perseguidores. Sin embargo, a falta de 20 kilómetros, una incidencia en el marcaje debido a un acto de mala fe ajeno a la organización provocó que ambos se desorientasen y perdieran el margen que habían ganado. En consecuencia, un grupo de cinco corredores se pelearon por la victoria en la volata final, siendo Guillem Muñoz del TBellès Team el más rápido, por delante de Eric Gil del Energy Bike Benicassim y de Cristofer Bosque del Biking Point. En féminas, Noemí Moreno (Irontech-Tecnic-Ambisist) se mantuvo en el grupo delantero para atacar a falta de 30 kilómetros, con un cambio de ritmo devastador que no pudo aguantar Sílvia Roura (Esteve Grup Esportiu), y llegar sola a meta. Sandra Santanyes (Bicisprint) completó el podio.

En la jornada final, el DMT Racing Team dominó de principio a fin la etapa, con Tiago Ferreira tirando para que José Dias pudiera recuperar tiempo y ganar la general. Así fue, con mucha claridad además. Los tres se disputaron la victoria de etapa, siendo Hans Becking el más rápido. En féminas, la belga Veerle Cleiren fue la más fuerte de la segunda etapa, manteniendo distancias con la líder, que no quería perder tiempo. Cleiren llegó a línea de meta con poco más de dos minutos de ventaja. Noemí sufrió pero pudo mantener el liderato y ganar la general de la carrera.

Biker: Albert Rissech | Fotos: Cano Fotosports

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.