• mountain bike
  • 05 de Nov, 2021

Probamos la Scott Spark RC World Cup Evo AXS

Artículo publicado en el Tradebike&Tri 62

Una bicicleta muy deseada. O quizás deberíamos decir que es la bicicleta más deseada del momento. En Tradebike tuvimos la suerte de poder testear la Scott Spark World Tour durante la Sea Otter Girona. Y, aún mejor, pudimos correr con ella durante la Scott Marathon que se celebró el sábado 25 de septiembre.
Deberíamos llamar a esta bici la rompecuellos. No porque sea peligrosa para el rider, sino porque cada vez que pasa por delante de otros ciclistas, estos giran su cuello hasta que pasa de largo. Todo el mundo la mira. De hecho, perdimos la cuenta de cuantas veces nos dijeron aquello de "¿Es la nueva Spark?" "¿Qué tal va?"
Y la respuesta siempre fue la misma: "Pues de maravilla".

Agresividad MTB
Aquellos que quieran empezar a pedalear por el monte o realizar largas rutas por pistas forestales no son el público para esta bicicleta. La Spark está pensada para competir, para bajar los senderos más complicados y también para disfrutarlos. Pero además, es rápida en las subidas. Es un diablo de dos ruedas que se agarra al terreno como pocas bicicletas. Y la razón por la que el ciclista se sentirá tan bien cogido al suelo es porque el centro de gravedad recae muy debajo. La revolución de esta bici ha sido colocar la amortiguación trasera en el interior del cuadro para poder bajarla aún más de lo que la Spark ya tenía en versiones anteriores. Y esto permite un tipo de flexión muy diferente. Con el sistema Twin Lock, la bicicleta queda bloqueada al completo, pero cuando se libera, se nota mucho que el ciclista pasa a estar amortiguado. TwinLoc tiene tres posiciones (la intermedia deja la uspensión trasera en 80mm, y se nota mucho, va genial por senderos con mucho flow).
La flexión del amortiguador tira hacia atrás al rider más que en otras bicis, por lo que con tirar un poco hacia atrás las caderas, resulta muy sencillo bajar por cualquier bajada. Y si, además, la bicicleta posee de tija telescópica (como era el caso), pues más fácil aun será descender.

Por lo tanto, es una bicicleta agresiva, pero muy muy ágil. No solo es ligera, sino que su geometría permite al ciclista ir más pegado a la bici y tomar decisiones más reactivas, más rápidas. No es una bici para aquellos que quieran una motocicleta sin motor, por decirlo de alguna manera. La Spark quiere flotar, no quiere surcar.
Este sistema de amortiguador trasero integrado en el tubo vertical (un RockShox Nude de 120mm específico para este modelo), junto con el cambio inalámbrico, le dan a la bicicleta un aspecto muy limpio por fuera que se nota cuando hay que pedalear.

Ya que en este número hablamos de tendencias, una de las tendencias más claras en MTB es el uso de recorridos de 120mm. Todas las nuevas Spark vienen con 120, como la mayoría de bicicletas de XC. Nada de lo que quejarse aquí.
La nueva Spark tiene muchos detalles como, por ejemplo, la posibilidad de cambiar la geometría o incluso (un detalle que se agradece) la posibilidad de llevar dos bidones, cosa que no sucedía en otras Soark.
Viendo la bicicleta, no es de extrañar que Nino Schurter haya vuelto a subir en los pódiums. Con esta bici todo parece mucho más fácil.

Equipo Tradebike&Tri 

Si quieres compartir...