• urban bike
  • 15 de Abr, 2019

TEST: Brompton Electric

La Brompton de siempre, ahora más fácil: llega a España la versión eléctrica.

Brompton lo ha vuelto hacer. Una de las marcas más emblemáticas de bicicletas Urban se ha pasado al segmento eléctrico. Y lo hace manteniendo su esencia, sus orígenes de aquel negocio de jardinería de Andrew Ritchie que, como nos comentaba Will Butler-Adams, CEO de la compañía, fue un desastre. Pero las crisis, o las malas jugadas, suelen ser también una oportunidad. Y las Brompton llegaron como un proyecto de mejora de una bicicleta plegable, para ser más funcional y facilitar la vida de los ciudadanos. Ahora, la firma londinense ha dado el paso definitivo para hacer más fácil la movilidad sostenible en las urbes, y a la Brompton de toda la vida se le ha añadido un motor y una batería. Así nace la Brompton Electric.

Con un motor de 250 vatios y una batería de 300 Wh que permite una autonomía de 30 a 70 km dependiendo del usuario y del terreno, la Electric es ideal para recibir aquel empujoncito necesario en calles donde el desnivel puede jugarte una mala pasada, cuando quieres cruzar toda la ciudad o dar un largo paseo dominguero. Su ligereza a pesar de los 16 kg de peso, con la batería que se separa con un solo click y que apenas se nota su peso una vez estás pedaleando, permite llegar fresco a cualquier sitio gracias a la tecnología de sensor inteligente que sabe cuándo se necesita la asistencia. Un aspecto muy positivo que evita aquellas situaciones incómodas de llegar sudado en reuniones importantes a primera hora de la jornada laboral.

Con un peso de entre 13,7 kg y 14,5 kg, cuenta con una batería de 2,8 kg que viene dentro de una bolsa hecha a medida

La adaptación de la batería en la parte delantera de la bicicleta es especialmente funcional, ya que proporciona un acceso fácil al interfaz de usuario y al puerto USB. Además, la bolsa de la batería tiene un compartimento donde o bien guardar el cargador de la batería o bien transportar contigo objetos personales como llaves o el teléfono móvil. Sin embargo, la esencia de la Brompton Electric se encuentra en el soporte inferior donde se mide la cadencia y energía y dentro de la caja del motor, donde otro sensor mide la velocidad de la bicicleta. El sistema analiza estos datos para determinar qué nivel de asistencia debe proporcionar el motor. Esto permite, además de poder superar pendiente y colinas de manera más fácil, un pedaleo placentero y suave, sin fuertes empujones bruscos.

Otro punto a favor que hemos visto a la Brompton Electric es que es igual de portátil que la Brompton tradicional, permitiendo la intermodalidad ferrocarril en trenes, tranvías y metros. En definitiva, la puedes llevar a cualquier lugar y guardarla donde quieras con seguridad.

La Brompton Electric se puede plegar de manera fácil, igual que con la tradicional, en tres simples pasos

Tras 40 años de historia, Brompton se lanza a la nueva tendencia del sector Bike. Con la Electric, la compañía de referencia en el segmento Urban sigue evolucionando su producto para que sea lo más útil posible en las urbes de hoy en día. Sin duda, la Electric es una muy buena bicicleta para aquel que quiera moverse por la ciudad rápidamente, fácilmente y de manera sostenible.

Brompton también dispone de una espaciosa bolsa muy práctica para la Electric. En ella puedes transportar cualquier objeto que llevarías en una mochila de espalda, como podría ser un ordenador portátil. Lógicamente, te permite acceder a la batería para que pueda cargar su teléfono o tableta mientras se pedalea.

Si quieres compartir...   

Para escribir un comentario debes ser usuario registrado. Inicia Sesión con tu usuario y contraseña o Suscríbete.