• urban bike
  • 25 de Feb, 2021

"El momento del Urban", la opinión de Toni Amat

Opinión: El momento del Urban

Hace justo un año hacía un llamamiento al sector del bike en España a creer y apostar por el Urban en el editorial del Especial Urban. 

Acabado 2020, y con el paso de la pandemia, la situación ha cambiado y se ha acentuado todavía más. Cada vez son más las personas que piensan en probar/utilizar la bici en lugar del transporte privado y sobre todo del transporte público. En aprovechar los desplazamientos para realizar algo de ejercicio y hacer una vida más saludable, y a su vez evitar las aglomeraciones del transporte público en horas punta, y el riesgo de contagio que implica.

Por otro lado, tenemos las ciudades y administraciones, que con la pandemia, la distancia social y evitar los contagios, han empezado a concienciarse de los beneficios de la bici como medio de transporte saludable. Algunas pocas, las ciudades más avanzadas, han aprovechado para a incrementar sus carriles bici y los recorridos y kilómetros en la urbe. Otras se han estrenado y han empezado a construir los primeros carriles bici en su ciudad, es un primer gran paso. Pero no basta con pintar y construir carriles bici, hay que pensar en toda la logística: el diseño correcto y lógico de los carriles, con especial atención a los cruces y zonas peligrosas, la conexión entre municipios, parkings seguros para las bicis bien ubicados o parkings en las entradas de las ciudades para poder dejar el coche y moverse por la ciudad en bici o transporte alternativo, por ejemplo. No basta con pintar carriles y hacer una política prohibicionista anti-coche si no se dan alternativas viables; y una de las alternativa más viable, ecológica, sostenible y sana es la bici, pero hay que hacer las cosas bien hechas. Paso a paso, pero bien hechas. Recientemente la UE ha anunciado un plan dotado con 20.000 millones para que los estados miembros habiliten las infraestructuras necesarias para circular en bicicleta de forma segura en el continente, es una gran oportunidad para dotar a nuestras ciudades de las infraestructuras necesarias, pero como decía, bien hecho.

También el bike sharing está ayudado a la gente a dar el paso, los servicios municipales alquiler de bici son una gran opción, y estos en los últimos años han evolucionado de forma espectacular. Son una manera de moverse, de probar y pueden ser un gran trampolín para el ciclismo urbano.

Pero hay que ir más lejos, dar facilidades al uso, incentivar el uso de la bici en las empresas para ir a trabajar, ayudar al usuario con parkings, taquillas y duchas… un sinfín de acciones que pueden ayudar e incrementar el uso de la bici como medio de transporte real.

Para finalizar, España tiene una gran oportunidad en el ciclismo urbano, por lo lejos que estamos de las cifras de los países más avanzados en Europa (en 2019 la bici urbana representaba el 11% aprox. de las bicis vendidas en España frente al 70% que puede representar otros países de la UE). Tenemos un largo recorrido por hacer y aprovechar, pero debemos creer y luchar por ello, cada uno desde su posición, marcas creyendo y ampliado su oferta en Urban en España, fomentando y “empujando” sus ventas; tiendas aprovechado y creyendo también en el Urban, stockando y generando su demanda, potenciando también su venta, y asociaciones y administraciones aprovechando el gran momento y los fondos para cambiar las ciudades, la movilidad, la sociedad y sus hábitos hacia una dirección más sana y sostenible. 

¡Tenemos el mejor clima de la UE y una oportunidad única para dar el gran paso, aprovechémoslo!     

Toni Amat, director de Tradebike

Si quieres compartir...