• urban bike
  • 04 de Jun, 2021

El portero del Barça Ter Stegen invierte en Kleta, una start-up ciclista

Kleta es una start-up de Barcelona fundada por dos ex compañeros de Badi: Falk Siegel y Diego Casabe. Esta ofrece un servicio de suscripción mensual de bicicletas para uso personal, y ha cerrado una ronda de financiación de 400.000 euros liderada por el portero alemán del Fútbol Club Barcelona, Marc ter Stegen.

Para el portero azulgrana, que tiene el propósito de ayudar a fomentar el uso del transporte sostenible en la ciudad en la cual vive con su familia: "Es la primera vez que invierto en una start-up, así que esta apuesta es un nuevo desafío para mí. Mi pasión por un estilo de vida saludable, mi lucha por la sostenibilidad y mi conexión con Barcelona, son los factores decisivos que me han motivado a convertirme en inversor de Kleta. Participaré activamente en la empresa con la cual construiremos una comunidad de Kleteros en Barcelona”.

Además, prosigue “Durante los dos años que viví en el centro de Barcelona, me desplazaba en bicicleta en los barrios de Gracia o el Gótico y era complicado encontrar aparcamiento. También, veo que los ciudadanos cada vez más se mueven en bicicleta y en el último año se han ampliado los carriles especiales por este vehículo. Estoy convencido que en un futuro próximo la gente se desplazará únicamente en bicicleta y, en consecuencia, Barcelona se convertirá en una ciudad verde y sostenible.”

En esta ronda de financiación, también han participado Business Angels de renombre como el doctor Holger Sprengel, uno de los fundadores de Cooltra; Miguel Andrés, actual CTO de Simplrio y ex CTO de Badi y también Levels up Ventures, entre otros inversores. Según Falk Siegel, CEO y Co-fundador de Kleta “La experiencia profesional multidisciplinaria de los inversores que apuestan por Kleta, unida a su conocimiento sobre el sector de la movilidad otorgan a la compañía las herramientas necesarias por el desarrollo de un proyecto líder en su sector. Además, la sensibilidad y el saber hacer de estas personas, se encuentra en sintonía con los valores de una marca que apuesta para contribuir a la movilidad sostenible en las grandes ciudades.”

El capital que aportan los inversores en esta ronda va destinado, por un lado, a continuar implementando el negocio en Barcelona y en otras ciudades, con el fin de fomentar al hecho que las personas utilicen la bicicleta como transporte diario; y por otro lado, al desarrollo de la tecnología de su App para incentivar el uso de la Kleta y conseguir una gran comunidad de Kleteros. Su tecnología consiste en un sistema de recompensas donde los subscriptores acumulan Koins por cada kilómetro que pedalean y posteriormente pueden utilizar en comercios locales en forma de obsequios o descuentos con el fin de colaborar con el negocio de Barcelona.

La compañía también brinda su servicio a empresas porque ofrezcan la suscripción de Kleta a sus trabajadores, como es el caso de Badi, Glovo o Cloudworks. Recientemente, Kleta ha firmado un acuerdo comercial con el RACC, que presta su modelo de suscripción a través de RACC Hola Bici.

Kleta se posiciona como el servicio de suscripción de bicicletas que más crece en Barcelona con más de 400 usuarios conseguidos en menos de un año, de los cuales un 65% son subscriptores locales. El potente despegue de la compañía hace augurar a sus fundadores que conseguirán entre 1.500 y 2.000 usuarios activos a finales de este año.

Según Falk Siegel, CEO y Co-fundador de Kleta, “la tendencia al alza del uso de la bicicleta, acelerado por la pandemia; la elección de los ciudadanos por una movilidad activa en desplazamientos cotidianos y la apuesta por la sostenibilidad para mejorar el planeta” son algunos de los factores claves que están llevando el éxito a la compañía.

Nuevos hábitos de movilidad
El impacto de la Covid-19 dibuja un nuevo escenario en las ciudades y cambios en los hábitos de movilidad. Muchos son los ciudadanos que eligen la bicicleta como medio de transporte por los beneficios que aporta a la salud, el bienestar y para contribuir a la sostenibilidad del planeta. Igualmente, el aumento de carriles y vías ciclables también hace prosperar este tipo de transporte ecológico sostenible.

Sin embargo, aunque el uso de la bicicleta es una de las tendencias crecientes, los robos; la falta de bicicletas disponibles en los sistemas de bicicletas compartidas o el precio de las mecánicas, son algunos de los factores que pueden frenar su uso.
Con el fin de ofrecer una alternativa de movilidad propia, segura, flexible y sin preocupaciones en la ciudad y para fomentar el uso cotidiano de la bicicleta, sus fundadores, Falk Siegel y Diego Casabe, ex compañeros en la startup Badi y usuarios de este medios de transporte sostenible, crearon Kleta a finales de julio de 2020, en plena pandemia. En este sentido, Falk Siegel y Diego Casabe, consideran que van muy alineados con la campaña de movilidad impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona y están encantados de poner su grano de arena en la ciudad.

La compañía barcelonesa ofrece un servicio de suscripción mensual de bicicleta que permite disfrutar de una como si fuera propia. Además, es personalizable y deja en un segundo plan las preocupaciones, los problemas mecánicos, de robos o de encontrar estacionamiento libre. La suscripción incluye una garantía de mantenimiento con asistencia técnica en el momento, una garantía antirrobo con la cual Kleta sustituye la bicicleta si se tratado de un hurto y también un sistema de seguridad inteligente para que el cliente pueda aparcar su Kleta fuera de casa por la noche. Así mismo, a través de la app móvil, los subscriptores pueden notificar alguna incidencia y acumular los Koins por kilómetro que realizan.

A diferencia otras bicicletas que se alquilan por suscripción, las de la rueda amarilla, son una evolución para ofrecer a un público local, un medio de transporte sostenible, saludable, que no contamine y a un precio competitivo. Además, no será necesario una tasa inicial o fianza para dar de alta su suscripción y empezar a pedalear libre de preocupaciones.
El precio de la suscripción es a partir de 19,50 euros a 39,50 euros en el mes según sí es el modelo mecánico con 6 marchas o con sistema eléctrico híbrido. Cómo comenta Diego Casabe, co-fundador de Kleta, “estamos viendo que existe una gran predilección por nuestra Kleta eléctrica porque su precio es más asequible que una bicicleta de compra y además, es muy cómoda para los cuales viven en la parte alta o fuera de la ciudad.”

Una vez realizada la suscripción, el usuario recibe en 24 horas su Kleta y puede cancelar el servicio en el momento que considere, siempre que avise hasta una semana antes de que se renueve la suscripción.

Si quieres compartir...